Todos sabemos que Twitter es el caldo de cultivo del odio en el mundo. Obviamente, la plataforma es perfecta para informarse de lo que nos preocupa y para tener «debates» online; sin embargo, eso mismo es lo que hace que haya mucha guerra y mucho debate en Twitter.

De hecho, hay gente que aprovecha cualquier tweet para criticar y meterse donde no le llaman. Por suerte, a veces hay algo de justicia social.

Todo empezó con un tweet inocente donde una joven (alias noriko @kawaiiunicorn15) celebraba que se había sacado el título de fotografía con una nota espectacular.

Hasta aquí parece que no hay nada en este tweet que pueda suscitar una polémica, pero hubo otro usuario (@ManuSaenzCortes/) de la red social que consideró que valía la pena molestar a la pobre chica con un comentario realmente borde y altivo.

Obviamente, la joven no se lo tomó bien y decidió contestarle con argumentos, aunque como es lógico se veía su tono enfadado en la publicación.

Pero el chico siguió insistiendo y menospreciando los estudios de la fotógrafa en una red social donde, como sabréis, todos los perfiles son «públicos». Decimos esto porque la gente, viendo la actitud de este estudiante de ADE, fue a por él y le lincharon a respuestas y comentarios.

De hecho, hubo algunos que lograron tomarle el pelo en el proceso. Por ejemplo, hubo un momento en que, harto de que no pararan de responderle, preguntó cómo se podía silenciar.



Entonces, otro usuario les respondió que se hacía mediante un hastag (algo que no es cierto) y lo dejó en ridículo delante de todo Twitter.

En cualquier caso, parece que el chico está en sus trece y no se ha querido dar cuenta de que, más allá de si tiene razón o no (que obviamente NO), no tiene porque meterse donde no le llaman para simplemente hacer este tipo de crítica tan destructiva.

Y es que es verdad que las redes sociales pueden generar actitudes perniciosas, sin embargo, muchas veces somos nosotros los que no aprovechamos su potencial y, en vez de usarlas de forma positiva, hacemos que se conviertan en lugares superficiales donde podemos meternos con los demás impunemente.

A vosotrxs, ¿qué os ha parecido esta discusión en Twitter? ¿Quién creéis que tiene razón? Dadnos vuestra opinión en los comentarios de Facebook e Instagram. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, claro). 

Fuentes: huffingtonpost