Sí, ya sabemos que en Instagram todo el mundo parece genial, perfecto y siempre es feliz, mientras comen solo cosas que se ven extremadamente bien, en su casa perfecta y siempre impoluta, se relajan en posturas incómodamente preciosas y se ponen las caras entre un montón de flores sin que ningún bicho moleste.

Ya, sí, claro.

Ahora ninguna se pone el moño de limpiar, ahora nadie friega luego de comer algo porque siempre lo hace fuera, y todo el mundo tiene un rollo minimalista que parece que se acuesta con Marie Kondo todos los días. No me j*das.

No voy a decir tampoco que todo el mundo sea igual de desastre que yo, pero mínimo humanos somos todos, y aquí se mancha, se limpia, se caga (y se vuelve a limpiar, por Dios) y se pea todo el mundo.

Nos empeñamos en mantener y actualizar la imagen de la perfección más antinatural e incómoda posible y se da por hecho que para ser una persona exitosa y que la gente lo vea te tienes que sacar un máster en marketing, otro en fotografía y alquilarte un coche de lujo un par de veces al mes para hacerte fotos en él.

Menos mal que hay quienes, ya hartos de tanto mensaje de sofisticalidad tóxica han decidido mostrar la realidad que se esconde tras tanto refinamiento y filtro.

Hoy os traemos una recopilación que ha hecho una instagrammer que ha decidido llamar a su cuenta «La verdad no es bonita», y por si aún no has captado el mensaje, solo tienes que ver sus fotos para hacerlo.

Un buen filtrazo en la cara y… ¡PUM!

Esta es la diferencia entre una foto casual y una más forzada con un montón de filtros (porque no, ni siquiera el maquillaje es real).

Si las calles fuesen tan bonitas siempre, todos tendríamos fotos buenas.

A parte de que los turistas suelen coger la mejor época de los lugares que visitan, los filtros, los cambios de iluminación y la saturación de los colores, también hacen mucho.




No eres el único que quiere esa foto.

De hecho no han sido pocos los prados florecidos que se han echado a perder por estas cosas. Los movimientos en masa no suelen acabar bien.

Cuando te maquillas para un vídeo/ como lo haces normalmente

Porque nadie se maquilla de una forma tan perfecta y antinatural. ¡Venga ya!

Para presumir hay que sufrir.

O eso se suele decir, pero hay cosas que se pasan por mucho de estúpidas.

«A penas le subí un poco el brillo»

Ya… sí, claro.

Los festivales no son lo que te venden.

Y porque en la foto no se ve lo que comen allí realmente.




En cualquier terreno…

…se te puede ir a la mierda, igual que cualquier otro coche.

Esto debe responder muchas de tus preguntas.

Cada vez que veas algo en una foto que no te encaja, es que no estás viendo a todo el mundo.

¿Qué te ha parecido este artículo? Cuéntanos tu opinión en los comentarios d eFacebook e Instagram.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).

Fuente: genial.guru