Hay muchos tipos de días. Obviamente.

Algunos son dignos de olvidar, pero sabemos que se grabarán en nuestra cabeza, otros se reducen a un día más de rutina de la que nos arrepentimos cada vez que sentimos que desperdiciamos nuestras vidas, otros son de maratón de series (más de los que deberían), otros se convierten en fechas especiales, y otros, simplemente son raros.

De eso es justamente es de lo que venimos a hablar hoy, de esas cosas que pueden hacer que tu día se vuelva un poco raro.

Tal vez pase como mucho a mencionarse como la anécdota de la semana, o puede que realmente nos termine marcando para siempre, pero lo mejor de los días raros es que suelen serlo porque también son puras sorpresas que nos da la vida.

Y como ahí está la chichilla del día a día, hoy nosotros os traemos un recopilatorio de momentos que hicieron de un día normal uno de los días más raros, y probablemente, una buena historia.

1El día que el tipo del parking se disfrazó de T-Rex

Lo mejor de todo es que para él parece que fuera lo más normal del mundo. Pero seguro que todos los que usaron el aparcamiento aquel día tuvieron su rutina con una sonrisa.

2«Le dije a mi mujer que se fuera primero a casa a relajarse, al llegar me la encontré así.»

Nadie sabía de dónde había sacado el plástico de burbujas. Simplemente parece que apareció allí. Aunque nadie pudo negar que relajada sí que estaba la mujer.

3Vale, el día de este chico pudo ser realmente inolvidable.

Pero… ¿No es la fotografía más perfecta del mundo para hacer memes de exámenes finales?

4El tipo que «descubrió» lo que hacía este señor.

¿Que qué hacía? Pues llevaba más o menos 5 años conduciendo su moto con una licencia que se había hecho él mismo en una hoja de papel.

5Así no perderás tu tarjeta de embarque.

También darás el espectáculo en el aeropuerto, pero el equipo de vuelo te agradecerá que lo saques un poco de su rutina.

6Esta reina del humor.

Esta señora quiso comprobar qué tan seria podía llegar a ser la gente del metro. Por lo que un día simplemente se puso una hoja de repollo en la cabeza para ver si alguien se reía.

7Una cortina nueva.

Esto es lo que pasa cuando necesitan una cortina en el baño de un piso de estudiantes. Y mucho es.

8Cuando te piden que lleves algo de la nevera y no lo encuentras.

A veces con la fuerza bruta también se solucionan los grandes dilemas.

9Cena gourmet en un piso de estudiantes.

Y mucho que no es solo una pizza.

10Mucho mejor que arreglar el coche.

Seguro que ha dado una idea a más de uno.

11Pienso hacer esto algún día.

«Mi padre iba a viajar por primera vez en primera clase, así que se hizo un montaje con una foto suya como si fuera una portada de la revista Forbes y se la llevó al avión».

12¿Sabes quien soy o no?

«Sí, una pesada».

¿Qué te pareció el artículo? Cuéntanoslo todo en los comentarios de Facebook e Instagram.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).