Todo el mundo es libre de ser como prefiera ser. Hay personas que, por ejemplo, son felices siendo más ‘descuidadas’. Viven su día a día sin prestar demasiada atención a nada y son conscientes de que la vida, de un momento a otro, se acaba y que, por lo tanto, no vale la pena ‘comerse demasiado la olla’ y que, tirar del carpe diem, es la mejor opción.

Pero también hay personas que son lo contrario y que prefieren centrarse totalmente en los pequeños detalles y vivir de acuerdo con unas reglas y unos ‘rituales’ muy estrictos. Personas que, de alguna forma, podrían clasificarse como ‘perfeccionistas’. Cualquier cosa que se salga de sus forma de entender el mundo, resulta un maldito desastre que lo único que merece es ser destruido. Si eres una persona de ese tipo, estas fotos que te dejaremos a continuación te destruirán por completo.

El buen maíz con mantequilla

Es verdad que esta es una de las comidas más hipercaloricas que podemos degustar, pero también hay que decir que, teniendo en cuenta este ‘fallo de raccord’… lo demás ya da absolutamente igual.

Lo malo de Firulais

Llegar a casa y que se muera de ganas de jugar con nosotros es una pasada, peeeeero… siempre y cuando asumamos las consecuencias (y tengamos unos pantalones de recambio, claro).

Adiós a las verduras

Si eres vegano, pero no soportas que las cosas estén ‘como deberían estar’, te avisamos de que esta no es tu frutería. Bajo ningún concepto.

La pastilla

Como seas un poco tiquismiquis y te toque tomarte unas pastillas para poder sobrevivir de alguna forma… lo llevas bastante claro.





Ya me puedo morir en un incendio

Podríamos decir que este ‘fallo de Matrix’ está que arde.

¿De verdad era imposible encontrar un par de tornillos iguales?

¿Cuánto pueden costar en una ferretería? ¿50 céntimos?

Él tenía un único trabajo

Era poner una maldita pulsera. Ahora tendré que pasarme toda la noche depilándome el brazo poco a poco.

Me mudo





¿Tres meses esperando que reformasen el piso para esto? Hago las maletas en un momento y nos vamos de aquí.

Los apuntes estaban perfectos

Era el mejor trabajo que había hecho en mi vida… ¿qué clase de maldición es esta?

El buen técnico eléctrico

Hay que tener bastantes ganas de arruinarle la vida a una familia como para hacerle esto en el salón de su casa.

Un premio de repostería

Alguien que tenga el valor de hacer un adefesio como este se merece lo más grande. De verdad.

Vamos a ver



Ordenadas están ordenadas… el único problema es que, lo más probable, estarán tan rayadas que no se podrán ni reproducir.

Imperdonable

Como si hacer una casa entera fuese algo barato para que, encima, no te cuadren ni la puerta de la entrada.

Dos semanas montándolo

Para, finalmente, darse cuenta de que le faltaban unas pocas piezas. Ganas de quemar el mundo.

Así no creo que aprenda demasiado

Luego llega el fracaso escolar y nos sorprendemos.

Se me han quitado las ganas de merendar

Por mucha hambre que tengas, si eres un poquito quisquilloso, esto puede cortártela de raíz.

A vosotrxs, ¿qué os han parecido estas imágenes? ¿También os resultan una aberración para la vista? Dejádnoslo en los comentarios de Facebook. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).