En el mundo en el que vivimos en estos momentos, la imagen lo es todo para muchas personas, que viven condicionando sus vidas en relación a la forma en la que se ven, generándose una obsesión que les acompaña en todo momento.

Esta actitud provoca que sean muchos los que se rechazan a si mismos, ya sea por la forma de sus cuerpos, por el rostro o por las irregularidades de su piel, como pueden ser las arrugas, el acné, manchas, pecas, y un largo etcétera con el que ganan una millonada las empresas de cremas y tratamientos para la piel.

También es muy común la tendencia actual de subir cualquier contenido a las redes sociales previamente editado, ya sea por photoshop o añadiendo filtros que hacen que parezcamos cualquier cosa menos nosotros mismos.

Este ha sido el caso de esta semana, en el que una influencer y streamer china se ha visto envuelta. 

Quiao Biluo es una mujer china que ya tenía un gran número de fans y seguidores en sus redes, especialmente en Douyu, una especie de versión china de nuestro Twitch, donde cosecha más de 100.000 seguidores. Viendo el nivel de popularidad que había alcanzado, pedía a sus seguidores que la llamasen «Su alteza Qiao Bilou».

El problema entraba en el momento en el que la mujer utilizaba para todos sus vídeos un filtro animado que le rejuvenecía y adelgazaba el rostro, por lo que se veía como una joven de veintipocos años, pero para su sorpresa, en uno de sus vídeos cambió todo.

Ella ya había coqueteado con mostrar su rostro sin filtros ni retoques, siempre y cuando se le pagara el precio por ello, unos 18.000 euros que sus seguidores debían conseguir reunir para dicho propósito, aunque solo llegaron a los 5.000.

En su último vídeo en streaming, apareció con otra influencer (también equipada con su filtro) y ésta se encontró de pronto con una persona que no le sonaba de nada: Donde debía estar su amiga influencer, solo había una señora mayor, de 58 años, para ser concretos.

Como no podía ser de otra manera, la acompañante de Bilou no pudo evitar reírse por lo extraño de la situación, pero, todo sea dicho, lo hizo con cierta complicidad, pues ella usa el mismo filtro, y podría hasta ser su vecina o algo, ¿Quién sabe?

A las pocas horas de este suceso, con el que alucinaron todos en la red, el vídeo ya se había convertido en un fenómeno de masas, que no dudaron en compartir medios digitales de todo el mundo. Y es que este podría haber sido otro capítulo más de Black Mirror.





Y sí, tenemos el vídeo.

Luego de que todo se hiciera público, Qiao confirmó su verdadera identidad, y una vez perdió su anonimato, eliminó sus cuentas y borró todo su contenido de la red, por lo que tan solo quedan de ella un par de fotografías con su clásico filtro, y el vídeo del momento del streaming.

¿Qué te ha parecido este artículo? Cuéntanos tu opinión en los comentarios de Facebook e Instagram.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).

Fuente: BBC