La fotografía. Ese gran invento que existe para cubrir las peores carencias y calvas en nuestra memoria.

Y es que cuando una gran historia se queda atrás en el tiempo, y no tenemos personas nuevas a las que enganchársela, se acaba quedando pegada en el fondo del olvido, hasta que cuando un día queremos rescatarla, sólo conseguimos pegarle un pellizco y sacar por la boca lo poco que pudiéramos agarrar.

Es por esto, para que las historias no se pierdan como lágrimas en la lluvia, que os hemos traído una galería de imágenes que querréis guardar para siempre en vuestras retinas, para que no se os olviden jamás, ya que cada una de ellas tiene algo increíble que contar.

Cuando al papa le dio un aire.

Iba saludando a todo el mundo con un «bú».

Esa noche de fiesta que se te fue de las manos.

¿Quién no guarda con cariño una buena historia de borrachera que acabó mal, pero que pudo terminar peor? Además, siempre es genial ver el antes y después de una buena noche de fiesta.

Cuando mataste un alien de Mars Attack.

Y luego te tocó limpiarlo todo a ti solito. Todos nos hemos encargado de un desastre así alguna vez.

Cuando sabías que preferías comerte las lentejas a llevarte una hostia.

Pues éste es el chef de la casa blanca. Ahora ya sabes por qué el niño de Trump come de todo.

El día que dominaste por completo la papiroflexia.

Nunca una clase de refuerzo fue tan productiva.

La biblioteca ambulante.

Imposible no pararse si la ves. Esta gente te da la posibilidad de disfrutar de una buena terraza y un libro en cualquier lugar.

La vez que lo sudaste todo por el culo.

A ver como lo disimulas al levantarte. No te quedará más opción que salir corriendo.

La vez que casi te matas con el coche por culpa de un artista callejero.

Y todo porque pintaba demasiado bien el cabrón. El talento no siempre es algo bueno.

¿Cómo de vaga te sientes hoy?

-Sí.

Trabajo en equipo. Definición gráfica.

Estos dos nunca perdieron en el juego de la silla.

¿Aviadora, Cristo, o ninja narutero con dos espadas?

Vale, no le vamos a quitar el mérito de que la foto está genial.

Banana Style.

Esto es lo que pasa cuando no puedes permitirte las de marca buena y eres el hijo del frutero del barrio. ¿Quién dijo envidia?

Cuando lo veas será demasiado tarde…

¿Recordáis a Toshio? Pues ahí lo tenéis. Parece que ha cogido algo de color.

La primera vez.

Que te toca encargarte del baño solo.

Parece photoshop.

Pero más bien es una foto tomada en el momento exacto.

Cómo saber cuando vas a tener un mal día.

Mejor vuélvete a dormir.

El día que querían ligar contigo pero tú solo querías seguir con tus videojuegos.

Pobre Luigi…

¿Qué?

¿Qué te ha parecido este artículo? Cuéntanos tu opinión en los comentarios de Facebook e Instagram.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).

Fuente: Difundir