El mundo del diseño es sin duda algo demasiado extenso como para poder resumirlo en un solo artículo, y es que hay diseño en casi cada cosa que nos rodea en la actualidad.

Pero lo que sí podemos adelantarte con toda seguridad, es que el diseño ocupa mucho más que una experiencia bonita para la vista; el diseño habla de mucho más que de belleza, habla de utilidad, de consumo, y de todo un poco, para qué engañarnos.

Es por esto que hoy nos hemos propuesto enseñarte grandes diseños que se han podido encontrar en algunos lugares del mundo:

No más bajadas aburridas.

Así no te costará tanto sacar a los niños del centro comercial. Eso sí, es muy importante tener cuidado con los turnos, porque a ver quién desatasca luego eso de niños.

El pedal de las cuestas.

Este pedal te ayuda a subir las cuestas con tu bicicleta para que puedas seguir paseando sin dejarte el culo en la primera pendiente que veas.

El parking perfecto.

Así no olvidarás en qué planta dejaste el coche. La plaza… eso ya tal.

¿Cansado del calor del metro?

Aquí quisieron engañar a los sentidos de todos, dándole al metro el aspecto de una piscina. ¿A quién no le apetecería un chapuzón justo después?

La bibliomóvil

¿Te dejaste el libro en casa, o te lo acabas de terminar y no tienes nada más para leer en un largo camino? No te preocupes, aquí no tendrás tampoco mucho donde elegir, pero al menos estarás entretenido sin necesidad de andar pegado al móvil.

Las camaraleónicas

Tú no las ves, pero ellas a ti sí. Siempre te ven.

Para los niños más revoltosos.

Es perfectamente normal que algunos niños se pongan un poco revoltosos mientras viajan en el transporte público. Esto los mantendrá entretenidos el tiempo suficiente como para que se den cuenta demasiado tarde de que has jugado con sus mentes.

Reflectantes para los pasos de cebra.

Hay ideas que salvan vidas, y esta es una de ellas.

No más esperas aburridas.

Con este columpio estarás deseando llegar con tiempo, para que no te lo quite nadie.

La nevera giratoria.

Para que nada se quede congelado al fondo sin que nadie lo vea, presa del olvido.

Todos los niños merecen divertirse por igual.

Con este tiovivo adaptado lo tienen un poco más fácil. Genial.

Bancos solares.

Sorprendentemente cómodos y perfectos para una lectura en el parque sin necesidad de preocuparse por las horas.

¿Qué te ha parecido este artículo? Cuéntanos tu opinión en los comentarios de Facebook e Instagram.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).

Fuente: Laguiadelvaron