Los trastornos mentales son un problema muy grave en nuestras sociedades. Deberían aplicar más recursos a estos problemas, y aunque ya haya centros de salud que los cubra, siempre tiene que haber un respaldo de educación para las nuevas generaciones. De trastornos mentales hay bastantes: de las ansiedades más comunes a trastornos paranoides o de personalidad. Aun así, los trastornos mentales se relacionan muy estrechamente con nuestras sociedades, sus dinámicas y sus requisitos.

Pero hoy hablaremos de los trastornos alimenticios: esos trastornos que tienen mucha base social ya que se basa en el estereotipo de la mujer. A lo largo de los siglos han ido modificando la “belleza perfecta” de la mujer.

Hace siglos, las chicas hermosas eran esas que estaban rellenitas y eran blancas de piel, ya que eso quería decir que tenían dinero ya que comían y no trabajaban en el campo. Pero actualmente, una mujer es perfecta cuando está en los huesos y está desnutrida. Y eso, claro está, tiene que cambiar.

Pues bien, hoy os traemos el caso de una chica que tuvo una adolescencia complicada, ya que sufrió de anorexia. Normalmente vemos los cambios drásticos que han hecho las chicas que han sido más gorditas de adolescentes y al implantarse una dieta y ejercicio han mejorado en salud. Pero hoy os traemos un caso totalmente opuesto: este es el caso de Cazandra Zetterberg, quien a sus 19 años tuvo que enfrentarse a esta grave enfermedad.

Esta chica sueca, empezó a querer sacarse unos cuantos kilos para sentirse mejor con ella misma. Empezó hacer dietas y ejercicios para bajar esos kilos no deseados. Pero a la que se dio cuenta, ya había caído en este complejo trastorno.



Fueron muchos años de lucha contra la anorexia, hasta llegar al punto de tener que internarla en el hospital. Los médicos le avisaron de que, si no paraba de restringir la comida, habrá causas muy graves para su salud, incluso la muerte.

Cazandra reaccionó y decidió salir de su enfermedad. Empezó a realizar una dieta saludable y hacer ejercicios óptimos para su cuerpo. Al cabo de un año, su transformación es asombrosa. Esta chica sueca se mantiene sana en cuerpo y mente, ya que decidió estudiar la carrera de nutrición y preparación física.



Actualmente tiene una guía fitness y comparte sus experiencias en las redes sociales. Con todo esto quiere ser un ejemplo para las chicas que estén sufriendo de anorexia y darles un poco de luz a sus vidas. Quien mejor que ella para dar consejos y apoyo a esas personas que también están sufriendo lo mismo que pasó ella.

¿Has flipado con esta historia? ¿Tu también conoces a alguien que haya sufrido algún trastorno alimentario? Cuéntanoslo todo en los comentarios.



Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).

Fuente: Difundir.