Está claro que cuando vamos a comprar algo, sobre todo por Internet, tenemos la certeza de que el producto que nos va a llegar, o bien será ligeramente parecido al producto que queríamos, o bien será tan pifia que ni los fabricantes mismos querrán comprarlo. Pero, no sabemos por qué, siempre picamos y compramos. Ya sabemos que cuando estamos entrando en la página de turno, sabemos que el producto no será el mismo, pero tenemos la confianza de que no serán tan malos de traernos cosas tan diferentes… Pero sí, siempre acaban haciéndolo.

Pues bien, hoy os traemos un repertorio de imágenes donde se puede ver claramente cómo no hay que fiarse de nadie cuando compramos por Internet. Avisamos que las imágenes pueden ser bastante impactantes y desagradables… no podemos confiar en nadie hoy en día. ¿Quieres ver qué productos son? A continuación:

1De frío, a caliente

Esta taza en principio se pone contenta con el calor, pero como veis, se queda a medias. Aún no está decidido, no sabe si está contento o triste.

2De espiral, a churro

Este helado se habrá congelado y descongelado varias veces y por eso se ha quedado así. No tiene ni espirales ni colores… Qué grima tener que comerse este helado.

3Las tallas un poco desproporcionadas

Es lo que tiene no verlo en la vida real, que no sabes qué talla tiene la S o la L. Y así queda alguien que no tuvo demasiado en cuenta la talla, seguro que triunfa en el gimnasio.

4El caso del pollo desaparecido

Este recipiente dice que lleva pollo, lo abres y… nada de nada. Desapareció totalmente del recipiente.





5Las bolitas desaparecieron

La imagen es impactante, de verdad, pero el producto deja mucho que desear.

6Fiel a la realidad

Esperemos que sea algo casero hecho por la madre del niño en cuestión; sino, es una estafa pura y dura denunciable a la autoridad.

7Pollo bien empanado, decían

No hay vergüenza ninguna para vender esto… o se ha derretido por el camino o no se explica este desastre natural…

8Es culpa del calor





Este verano está haciendo especialmente bastante calor, y es por eso que si compras algo de chocolate te arriesgas a que se te derrita.

9Forma de murciélago, ¿no?

Esta chocolatina no tiene por dónde cogerla… En teoría tiene que tener forma de murciélago, y es que solo tiene forma de pegote con chocolate. Batman estaría decepcionado…

10El tatuador inexperto

Este tatuador, muy confiado de sí mismo, decidió hacerle un tatuaje a su amiga Maricarmen para que pudiera fardar este verano. A Maricarmen la ingresaron en un centro por ansiedad y depresión.

11Los colores son muy subjetivos

Este color blanco en realidad era color ocre. Si es que o tenía muy limpia la pantalla del ordenador en ese momento o es que realmente lo han estafado.

12No es Sabbitch, es Sabbath



Hermione ya lo decía, lo importante que es pronunciar bien. Sobre todo, para no equivocarte a la hora de escribir una palabra.

13¡Hola!… ¿Woody?

Ah no, no es Woody, este es su primo que vive en China. La verdad es que tiene un aire, pero un aire bastante frío.

¿Conocías estas estafas más descaradas de la historia? ¿Cuál te parece peor? ¿Te ha pasado alguna vez a ti? Cuéntanoslo todo en los comentarios.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).

Fuente: Difundir.