A pesar de que en la actualidad disfrutamos de un momento en el que se empieza a tener en cuenta el respeto hacia las demás personas, y la igualdad en la necesidad de éste para todos, aun se siguen encontrando momentos en los que nos llevamos las manos a la cabeza por la actitud de algunas personas.

Este ha sido el caso, en la ocasión de la que vamos a hablar, que se ha dado esta misma semana en un autobús de las Islas Canarias.

Un hombre estalla a insultos, amenazas y comentarios homófobos contra dos jóvenes en un autobús, luego de que, según las fuentes, ellos hubieran defendido a una mujer que había sido acosada por éste previamente.

Los chicos, que habían visto que la mujer se sentía demasiado intimidada como para tomar cartas en el asunto, se dirigieron al tipo, para instarle a que dejara de importunar a la pasajera. Ésto lo tomó el hombre como un atentado contra su persona, y dio comienzo al lamentable espectáculo.

El vídeo ha sido difundido por los perfiles de varias plataformas y asociaciones en defensa de los derechos LGTBIQ, ya que se considera un caso grave de homofobia, tal y como se ve en las imágenes, en las que el hombre no tiene ningún control sobre sí mismo, grita, amenaza y gesticula con agresividad.

En su discurso, se pueden oír multitud de amenazas, insultos y comentarios homófobos, además, el estado en el que se encuentra el hombre no es una reacción normal a lo sucedido, y es incapaz de expresarse correctamente, llegando a decir cosas sin sentido y a perderse en sus propias frases, dejándolas inacabadas; por lo que algunos usuarios piensan que se ve afectado por el consumo de sustancias ilegales.

«¿Me estás escuchando?  ¿Me estás escuchando? ¿Vale? Tengo dos hijos, me cago en Dios, para que me lo digas así. Te explico, a ti y a ti. ¿Me estás escuchando?» Así empieza el vídeo, dando a entender que los gritos habían empezado un rato antes. El chico que se sienta en el asiento de atrás asiente, intentando controlar la situación dentro de lo posible.

«Sí. «

El hombre continúa con sus gritos y ya no hay quien le pare:

«Bueno, pues no te equivoques, no te equivoques. Porque si no lo dice ella, no digas tú de… de… ¿Vale? ¿Vale? Porque te pego un cabezazo, y a ti también. Pedazo de maricones. No me vuelvas a hacer eso, porque te mato. No me vuelvas a decir de que llamas a la guardia civil, porque te mato. Te mato. Te lo juro porque… […] Te mato. ¿Vale? No me vuelvas a hacer eso. Yo tengo dos hijos, y tengo ojos, igual que las personas. Tengo ojos, igual que las personas, y miro a las personas. ¿Vale? Miro a las mujeres, ¿Vale? No soy maricón. No soy maricón. Pues no vuelvas a hacer eso. No vuelvas a hacer eso, ¿Vale?. Vale. Y tú tampoco, que deje de ver a esta mujer. «

Os dejamos con el mensaje de difusión por parte de una de las cuentas de Twitter de apoyo al movimiento LGTBIQ, para que tengáis acceso a los vídeos del momento:

¿Qué te ha parecido este artículo? ¿Piensas que deberían haber expulsado al pasajero del bus? ¿Crees que las autoridades actuarán de alguna manera contra este delito de odio? Cuéntanos tu opinión en los comentarios de Facebook e Instagram.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).

Fuente: 20 Minutos