Hay personas que les gusta jugar con su salud. No nos referimos a las profesiones peligrosas como bombero o policía, sino a personas que se dañan continuamente sin tener un fin lógico. Personas que se autodestruyen hasta llegar a un punto insostenible y que más allá de una elección personal, muchas veces se esconde un trastorno mental. Aunque se debería estudiar caso a caso, es importante que las familias se den cuenta y pidan ayuda cuando vean que la situación se les va de las manos.

Este es el caso de una modelo, Monica Riley, la cual se ha empeñado en llegar a pesar 317 kg. Esta chica quiere batir el récord y ser la mujer más gorda del mundo y llegar a ese peso tan alarmante.

La protagonista de hoy vive en Texas y ha dicho que quiere llegar a estar inmóvil a causa de su gordura. Cuenta con el apoyo de su novio Sid, quien va a darlo todo para que su novia cumpla su sueño: ser la mujer más gorda del mundo.

Su novio, en lugar de hacerle entrar en razón y hacerle ver que este récord es absurdo, se suma a su locura y le ayuda a cocinando los platos más hipercalóricos del mercado para que la chica llegue, si llega, a su récord. Sin duda, no podemos delimitar la locura de la chica, pero está claro que la de él tampoco.

Monica explica que está viviendo un sueño: los dos tenían una fantasía sexual y era que Monica llegase a ser la mujer más gorda del mundo. Los dos sueñan con eso y hablan mucho del tema, ya que les hace mucha ilusión.

Su plan es pesar 317kg y estar inmóvil. Dice que se va a sentir como una reina ya que Sid la va a cuidar y esperar emocionado hasta que cumplan su sueño. Actualmente ya tiene que ayudarla a moverse del sofá y a salir de la cama.




Pero aquí no acaba todo, sino que están pensado en tener un bebé. La mujer más escalofriante del mundo (este récord lo gana ella seguro), explica que no hay nada que le impida criar a un hijo en su dormitorio.

Ya tiene planeado todo el tinglado: tendrá una niñera para que tenga la casa limpia y llevará al bebé a pasear. No habrá nada que detenga a esta kamikaze de tener un bebé, y aunque haya quien piense que es una egoísta, ella cree que serán unos buenos padres.

Monica ha vivido toda su vida con sobrepeso, y es que dice que cuanto más gorda está, más sexy se siente. Aunque no siempre ha sido así, hace un año aproximadamente estuvo a punto de ser intervenida quirúrgicamente para hacerse una reducción de estómago, pero se arrepintió en el último momento. Ahora ha asumido su constitución y ha aceptado su figura.

Conoció a su novio Sid hace unos meses atrás, y desde entonces, ha subido 50 kg. Consume 8000 calorías al día y desea quedar inválida para que su novio Sid la lave, alimente y la vista. Dice que su mayor placer es cubrirse de comida por su enorme panza.




Aunque no todo es tan bonito: la madre de Monica no asume esta decisión y toma bien que Sid la ayude a ganar peso. Aun así, estos dos están deseando hacer su sueño realidad.

¿Has flipado con esta historia? ¿Crees que en lugar de comer debería de hacer dieta? Cuéntanoslo todo en los comentarios.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).

Fuente: Difundir.