No es fácil convertirse como si nada en una persona de mañanas. Aquellos que acaben de salir de una temporada de paro sabrán muy bien a qué me refiero. Porque sí, debes tomarte el buscar trabajo como un trabajo en sí, pero en Internet se busca mejor de noche y al final terminas teniendo el horario de un vampiro de forma inevitable.

Y el día de la entrevista consigues llegar a tiempo, porque un día es un día y eso no cuesta nada.

Pero es cuando la rutina de que te han aceptado en tu nuevo trabajo la que te toca la puerta y la que vuelve inaudible tu alarma cada mañana la que realmente asusta.

Al final acabas saliendo con tanta prisa que no te da tiempo ni a tomarte el café cuando lo que realmente te hacía falta era tomarte uno doble (o triple). Por si aún no sabéis a qué nos referimos, hoy os hemos traído un recopilatorio de trabajadores que no son de mañanas.

1Que no es un puzzle de mil piezas, colega.

Con el panel puesto así, parece más bien que están enfrentados.

2Cuando lo más complejo que tienes que hacer es colocar los números en su sitio.

En serio que este es el nivel, que ya ni contar sabemos.

3Como el que le pone la cola al burro.

En serio, que me imagino al trabajador en la fábrica de pachangueo, como en los cumpleaños de los dibujos del año de la pera.

4¿Tanto costaba hacer el pedido bien?

Porque esto se ha pedido o con sésamo, o sin él. PERO ASÍ SEGURO QUE NO.



5Cuando te toca mojar la hamburguesa en el cartón.

De verdad que hay quienes se toman la dificultad de montar una hamburguesa como si fuera una maqueta de aviones.

6En el cartel pone «barras de chocolate».

No sé cómo serán las barritas de chocolate por allí, pero así no creo yo que sean.

7Perfecto para sentarte un rato, pero no.

De verdad, que hay cosas que no sé cómo se acaban haciendo tan mal, si es que era infinitamente más sencillo hacerlas bien. Esto es a propósito, seguro.

8«Por favor, cortada en cuadrados».

Cuando tu pizzería la maneja el mismísimo diablo.



9¿Por qué?

¿Cuál era la intención de esto? ¿Hacerle un homenaje a las calzadas romanas para no olvidar de donde venimos? ¿O solo es que le tocaba acabar el trabajo al becario sin sueldo?

10No todos sirven para decorar pasteles.

Ahora, si es capaz de cargarse así todos los dulces, sería un dietista de 10.

11«Recarga la máquina de caramelos»

Claro, claro, sí sí.



12Marcando tendencia.

Se viene la nueva moda del pingüino, creada por los mismos de los pantalones de raperos.

¿Qué te ha parecido este artículo? Cuéntanos tu opinión en los comentarios de Facebook e Instagram.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).

Fuente: Difundir