El batería de Echosmith, Graham Sierota, de veinte años, ha sido acusado de enviar mensajes a la hija de trece del miembro de Blink-182, Travis Barker.

A finales del pasado mes de julio, Alabama, la hija de Travis Barker, compartió una serie de capturas de pantalla, alegando que habían sido enviadas por Graham, empezando desde 2016, cuando ella tenía tan solo 10 años.

Graham le había escrito «Hi» (Hola) al menos tres veces en 2016, antes de decirle que era «preciosa», pero Alabama no daba respuesta alguna. Entonces, en Julio de este años, él ha vuelto a insistir, invitándola, en esta ocasión a una fiesta en su casa.

En las capturas se ve como responde a la invitación, comentando «Tienes como 40 (años)» a lo que Graham responde con «Solo quería decirte que me gusta mucho tu música, y lo siento por escribir.  Y tengo 20».

Ella respondió: «OK. Pero tú entiendes que soy una niña?». Esto era lo que mostraba la última captura.

Alabama compartió las capturas en sus historias de Instagram: «Hola chicos, estoy aquí llamando de nuevo vuestra atención, porque soy una niña de 13 años y él es de 21/20 súper escalofriante.»

Poco después de que la niña compartiera las imágenes, Travis, su padre, habló sobre lo ocurrido, revelando que se encontraba disgustado por lo que había detectado como la actuación de un depredador.



«Me siento asqueado después de enterarme de que un hombre de 20 años ha estado tratando de ponerse en contacto con mi hija de 13 llenando su Instagram de mensajes con invitaciones a fiestas y comentarios halagadores. Se trata del comportamiento propio de un depredador [sexual] y no es en absoluto normal, ni aceptable»

Finalmente, parece ser que el caso no ha llegado a mayores, Y el aludido afirmó que cuando escribía a la menor no era conocedor de su edad. Además de esto, se disculpó públicamente con la familia.

«Invité a Alabama a la barbacoa que organizaba la familia de mi padre, al igual que hice con mucha otra gente, y no me di cuenta de qué edad tenía hasta que me respondió. Llegado ese punto, me disculpé con ella. Lo lamento muchísimo y me siento fatal por todo lo sucedido. No sabía que era menor, di por sentado que tenía mi edad. Cometí un error por pura imprudencia y esto ha sido toda una lección para mí. Me gustaría disculparme con Alabama, con su padre Travis y con su familia»

Nosotros, por nuestra parte, recordamos que es importante controlar la exposición de los niños a las redes sociales para evitar estas situaciones. Por otro lado, admiramos la capacidad de Alabama para detectar posibles problemas, pero la política de Instagram es que no se le permite su uso a menores de 13, y como se afirma, al comienzo de esta historia, Alabama estaba registrada con 10 años.

¿Qué piensas de este artículo? Cuéntanos tu opinión en los comentarios de Facebook e Instagram.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).



Fuente: Buzzfeed