Al principio todo son flores, mariposas y cosas bonitas. Pero con el tiempo, las conversaciones entre parejas se convierten en unos diálogos con más giros que los que escribe Tarantino.

A continuación, veremos algunos ejemplos de la otra cara del amor, la que es más divertida que empalagosa.

Seguramente el próximo día va a poner la secadora ya que el primer mensaje era realmente prometedor, por desgracia terminó siendo un «zasca» brutal.

Hay algo realmente bonito y entrañable en la frialdad de esta conversación. Dos personas que se conocen tanto que prácticamente ni hablan.

Ya no quedan personas tan románticas como esta. Cuidar tu barriga es, de alguna manera, cuidar tu relación.

Buen intento, pero no hay excusa posible ni lugar donde escaparse.

Si ese es el nombre con el que ha guardado el contacto imaginaos la foto que tendrá puesta para cuando llama.

En una relación es importante dejar claros los límites. Aunque en este caso puede que sean demasiado estrictos.

La comunicación es importante para que no haya confusiones. Si es necesario no tengas miedo a usar las mayúsculas.

Es normal que se preocupe y pregunte primero por las cosas importantes. Una vez resuelto eso ya veremos qué pasa con la pierna.

Existen las declaraciones de amor y luego esto. Madre mía qué bonito.

Si te responden así te dejan claro que esa persona está muy enfadada, pero tiene suficiente sentido del humor como para no mandarte directamente a la mierda.

A vosotros, ¿qué os han parecido estas conversaciones? ¿Habéis tenido nunca un dialogo parecido? Explicádnoslo en los comentarios de Facebook e Instagram. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).

Fuentes: genial.guru