Inicio Cabronazi Periodista acosada en Benidorm por varios hombres en cuestión de minutos (vídeo)

Periodista acosada en Benidorm por varios hombres en cuestión de minutos (vídeo)





A pesar de que se intente crear conciencia para conseguir una sociedad que se base en el respeto y el trato entre iguales, pero está más que demostrado, por como se siguen sucediendo los problemas de violencia, acoso y machismo del día a día.

Esto es lo que se ha terminado de demostrar en esta ocasión en un programa de Espejo Público, en el que se había enviado a la reportera Noor Ben Yessef a Benidorm, bajo el encargo de informar sobre la situación del «ambiente festivo» de la zona en los meses de verano.

No es noticia que el mundo de las fiestas nocturnas está fuertemente ligado a problemas como la violencia machista y el acoso, pero sigue siendo una realidad que choca cuando se ve de una forma tan evidente.

Es así como, bajo el pretexto y la excusa del consumo de alcohol y demás sustancias, algunas personas justifican un acto tan deplorable como es el de violentar a alguien hasta puntos que aparecen al día siguiente en las noticias de la mañana.

El reportaje que quería mostrar el comportamiento del turismo de borrachera de la localidad, acabó dando una imagen que hablaba mucho más de lo que tenían pensado en un principio.

Es ya una escena común el que las reporteras se vean incomodadas debido a que su trabajo muchas veces exige exponerse a grandes grupos de personas, que además tienden a estar alteradas por diferentes tipos de sustancias, como en las fiestas populares, eventos deportivos, entre otros.

Lo que el equipo de Espejo Público no esperaba era encontrarse con una escena tan vergonzosa como para que se considerase una de las peores muestras de este tipo de acoso hacia las profesionales de la comunicación.

La reportera fue constantemente acosada, interrumpida e incluso atacada por los turistas de Benidorm, en su mayoría de origen británico.

Entre los peores momnetos se destacaron acercamientos obscenos, bailes, gestos violentos e incluso ofertas de dinero a cambio de besos. Provocando que las palabras que más dijo la reportera durante su trabajo fueran «No me toques».

«Sentimos impotencia más que miedo. Me controlaba porque estaba trabajando, si no a lo mejor la mano se me habría ido o alguna palabra…»

Además, algo que sorprendió a muchos, y para mal, fue el hecho de que todas las imágenes fueron tomadas como muy tarde, sobre las 11 de la noche, momento que ya parecía normal en la zona el desfase que se presentaba. Esto se justificaba con el horario centroeuropeo.




«Da vergüenza que una persona pasee por allí y le pase eso, pero es que nosotros estábamos trabajando, con cámara y foco y ellos eran conscientes dentro de su borrachera de lo que estaban haciendo»

«A mi compañero le tiraban latas, le empujaban, le insultaban», dijo también sobre el cámara que grabó las imágenes.

Si sucedieron así las cosas con una cámara por delante, ¿Cómo será todo aquello que no se ve?

¿Qué te ha parecido este artículo? Cuéntanos tu opinión en los comentarios de Facebook e Instagram.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).




Fuente: 20 minutos