Son muchas las personas que se llenan la boca hablando de la superación personal, de salir del problema que puede marcar toda una vida como si fuese algo que se hace todos los días.

En las librerías puedes encontrar un buen montón de basura libros que han escrito estas personas, en los que realmente lo único que hay es una serie de frases cansinas que parecen sacadas de una taza de ESA MARCA ÑOÑA QUE NO PIENSO DECIR.

Las personas que realmente arreglan sus vidas, que se superan y que consiguen tener algo parecido a la felicidad, no están contándolo para pedir limosna como premio, disfrutan de su merecida nueva vida.

Esto es lo que ha sucedido con Sam Rouen, un joven que marcó la memoria de todos los que tuvieron la oportunidad de verlo en The Biggest Looser, un programa que sería algo así como la versión angloparlante de La Báscula.

A pesar de que competía contra adultos decididos a perder más peso y con mayor preparación a nivel de responsabilidad y constancia, el chico no perdió fuerza y lo dio todo.

Con solo 19 años, Sam ya pesaba 154 kg, que fue cuando empezó el programa.

Para cuando el concurso terminó, ya había conseguido deshacerse de 71 kg, y se declaraba ganador del show.

Pero algo importante cuando se trata de perder peso es ser capaz de evitar el efecto rebote y posibles recaídas en los malos hábitos que una vez ya te fastidiaron la existencia…

¿Qué fue del joven Sam?

Pues bien, no solo se mantuvo en forma, sino que no dejó de cuidar, amar su cuerpo y ejercitarse, hasta que incluso logró cumplir el sueño de su vida: ser bombero.

Ya sabéis, nadie puede adivinar cómo va a acabar el gordito o la gordita del gimnasio, así que no te rías de nadie ni juzgues, solo están luchando por mejorar su salud y su vida.

Además, el nuevo Sam también fue capaz de encontrar el amor, con una joven con la que comparte su nueva pasión por el deporte y la vida sana.

Sam es todo un ejemplo para muchos jóvenes que pueden estar dando por perdidos sus sueños ahora mismo.

Diaz años después del programa, Sam mismo quiso comentar algo brevemente en sus redes sociales, donde publicó sin miedo una foto del antes y después de su cambio, con la intención de servir de inspiración y de paso, no olvidar de dónde viene.

«Yo No estaba seguro de si iba a escribir esta publicación. sin embargo, son 10 años. Han sucedido tantas cosas, buenas, malas,… Todo lo que sé es que cuento con algunas personas increíbles en mi vida y estoy incondicionalmente agradecido por eso».

¿Qué te ha parecido este artículo? Cuéntanos tu opinión en los comentarios de Facebook e Instagram.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).

Fuente: Rolloid