Seguramente se te venga más e una docena de títulos a la mente solamente de escuchar el nombre de Jim Carrey, pero probablemente no suceda lo mismo si te hablamos de Jane Carrey, su hija, quien a pesar de haber hecho también sus pinitos, no ha dejado de estar a la sombra del hombre de La máscara y Ace Ventura.

Jane Erin Carrey nació el 6 de Septiembre de 1987, en Los Angeles, California. Vino al mundo de la mano de la increíble pareja que hicieron en su día el actor Jim Carrey y Melissa Womer, quien también se dedicaba al cine, aunque en mayor medida como productora. 

Jane creció en una familia bien situada (al contrario que su padre), pero sus padres se divorciaron cuando ella tenía tan solo ocho años. Jane tiene la nacionalidad americana, pero en realidad sus raíces son francesas, escocesas e irlandesas por parte padre, e inglesas, alemanas, danesas e israelíes por parte de madre.

Mientras se hacía mayor, Jane crecía con una voz que siempre había sido elogiada por todos, cantaba en los eventos familiares, y más adelante, también en el instituto. Desde una edad temprana ella ya se había decidido por hacer de su voz su carrera profesional. Pero para sorpresa de muchos, a pesar de que sus padres sean reconocidos en cualquier parte del mundo, son pocas las personas que saben de ella.

Jane Carrey se dejó caer hace ya algunos años como artista para el concurso televisivo de American Idol, donde se presentó, primero como madre, luego como hija del popular actor, y luego, como cantante, a lo que por cierto, quizá debería haber dado más importancia, si su intención era la de impulsar su carrera musical.

Demostrando que tenía una buena voz, pasó la audición acapella sin problemas, pero no se libró de las anécdotas del jurado sobre su infancia, la cual ellos habían conocido, y no podían evitar reflexionar sobre el paso del tiempo.

No obstante, aunque participó en el programa musical, su carrera no llegó mucho más allá de una curiosidad televisiva, de unos pocos minutos de gloria que no la desvincularon de su padre, ni de su vida completamente normal.



Además de su participación en American Idol, también intentó impulsar su grupo musical «Jane Carrey Band» a través de su cuenta personal de Youtube, la cual solo tiene 1.836 seguidores.

Finalmente, sus canciones solo han sido escuchadas por sus escasos fans (entre los que obviamente se encuentra su padre), y por quienes vieron la película de «Dos tontos todavía más tontos», pues ella fue la compositora de dos de los temas.

Siendo realistas, no es difícil de entender su situación, aun que es cierto que los contactos de su padre podrían ayudarla a impulsarse, esto se tendría en cuenta en sus éxitos como una ventaja, por lo que se le acaba exigiendo un nivel que es mucho más difícil de alcanzar.



¿Qué te ha parecido este artículo? Cuéntanos tu opinión en los comentarios de Facebook e Instgaram.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).

Fuente: Biographics World