Pasar por la peluquería no es ninguna tontería. Ponerse en manos de tu peluquero es algo que tiene una inmensa cantidad de implicaciones… y que puede echarnos a perder los meses venideros. Hay una máxima en el mundo de la peluquería que es aquella de ‘siempre se puede cortar más’… hasta que se puede dejar de cortar. Es mejor ir con cuidado y solo fiarte de tu peluquero de confianza… sino pueden pasarte cosas como las que le pasaron a nuestros protagonistas de hoy.

1¿Quién ha dicho mechas californianas?

Puede que ya no estén tan de moda como lo estaban hace diez años… pero si, por el motivo que sea, decides hacértelas, no vayas a esta peluquería.

2Aquí tienes de todo

¿Quieres el pelo rizado? ¿Lo prefieres completamente liso? Lo bueno de esta opción es que tienes absolutamente todas las opciones.

3Un par de trenzas

Literalmente. Se trata de un par de trenzas-rastas que serán perfectas si quieres salir de extra en alguna película de Star Wars.

4¿Tienes un bol?

Si es así, solo tienes que ponértelo en la cabeza y recortar los laterales… ¡listo! Para eso no hace falta ni que vayas a la peluquería.

5¿Quieres un bonito flequillo?




Tranquilo, vete a otra peluquería.

6No creo que se pueda hacer peor

Es como si el editor de personajes de Los Sims se hubiese vuelto completamente loco.

7Para todos los que odien los flequillos

Lo bueno es que, así, te ahorras peinarte la mitad de la cabeza. Alguna ventaja tenía que tener.




8Inclasificable

Es como si las patillas de tus gafas tuviesen motosierras o algo por el estilo. Es realmente perturbador, como diría el bueno de Dross.

9¿No notáis algo extraño?

Son solo unos grados de inclinación de más… pero los suficientes como para que se atisbe el desastre.

10No se decidía

¿Moño o un flequillo a la última moda? Su peluquero le dijo que no se preocupase; que no tenía por qué elegir.




11El último grito en la India

Literalmente. El último grito porque, todo el mundo, al verlo, empieza a dar voces como si hubiese visto al p*** Satanás.

12Tiene dos hijos

Uno quería que se dejase tupé; el otro quería que se dejase el pelo largo. Él siempre busca contentar a los dos por igual.

13¿Os acordáis de Lobezno?







Después de dejar el personaje, las cosas no siguieron yéndole igual de bien.

A vosotros, ¿qué os han parecido estos cortes de pelo? ¿Alguna vez os han hecho un desastre así de loco? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).

Fuente: Difundir.