Las llantas son una de las partes más importantes de los coches. Decidir de qué material será tu nueva adquisición es bastante importante. ¿De acero? ¿De aleación? Aparte de tomar esta decisión tan fundamental, todos sabemos que las llantas son uno de los elementos que lucen más en un coche.

Racing Tire GIF by Shotopop - Find & Share on GIPHY

Va pasando el tiempo, no te das ni cuenta y ya están sucias y la verdad es que queda realmente mal. Suponemos que ya es lo suficientemente caro lavar el coche en un autolavado como para dedicarle esfuerzo y dinero solamente en las llantas. Y por eso, se nos olvida o lo dejamos pasar más frecuentemente que el limpiaparabrisas.

Pues bien, hoy os traemos un truco casero y original para limpiar estas partes tan características de los coches; las llantas. ¡Atentos!

Todos usamos los típicos productos específicos para limpiar llantas que hay en el supermercado. Pero el problema es que suelen ser bastante caros (unos 15 euros de media). Estos productos específicos siempre se suben de presupuesto y cuesta comprarlos, ya que desembolsar 15 euros solo para limpiar las llantas suele doler bastante.

Un usuario de Youtube el cual tiene diferentes vídeos dedicados a cómo limpiar coches por dentro, cómo hacer un aire acondicionado casero, cómo potenciar un motor… hoy nos trae un regalito que seguro que vais a flipar. La verdad es que tiene bastantes seguidores, así que suponemos que será bastante bueno en sus vídeos.

Este Youtuber nos dejó boquiabiertos con un tutorial de cómo limpiar bien nuestras llantas y no dejarnos un riñón por el camino. Pues bien, el chico nos enseña un truquito: comprar limpia hornos y un trapo. Es lo único que necesitamos para que las llantas queden impolutas. El limpia hornos, como todo el mundo sabe, es bastante más barato que los productos para las llantas (por 1 euro lo puedes conseguir). Así que, ¿por qué no probarlo?

El youtuber  hace un pequeño tutorial en el cual empieza poniéndose unos guantes, ya que se trata de un producto bastante abrasivo y dañino para nuestra piel. Se aplica el producto por toda la llanta haciendo bastante espuma, esperamos unos dos minutos y se limpia con el trapo que hemos comprado.

Un truquito que nos da, es que a medida que vayamos retirando la espuma de las llantas, es aconsejable frotar con el trapo para así conseguir más efecto.

Es importante también que el producto no toque los neumáticos y también que se limpie bien toda la rueda con agua al terminar de usar el producto. Como nos enseña el muchacho, el resultado es bastante bueno y efectivo.

¡Aquí os dejamos un vídeo con todos los pasos a seguir!

¿Te animarías a probarlo? ¿Usarías un producto para horno para limpiar tus llantas? Cuéntanoslo todo en los comentarios.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).