La moda no es algo que funcione igual para todo el mundo. Y a fin de cuentas, lo más cómodo es pasar por completo de ella y limitarse a seguir el instinto de cada uno, y muchas veces, esta opción es incluso la más recomendable.

Porque seguir la moda es más que ponerte lo mismo que la gente con la que te cruzas. En ocasiones esto implica jugarse el tipo de verdad, además de dejarse la dignidad en el camino.

Es por esto que si no seguís ninguna moda, tenéis una razón más para poder vivir tranquilos, pues no os perdéis gran cosa, y si no estáis muy convencidos de ello, os hemos dejado una galería con imágenes que os ayudarán a dormir mejor esta noche, o al menos con una sonrisa (o pesadillas en algún que otro caso. Lo sentimos).

1Cejas inversas.

Las claves de la moda se encuentran a base de ensayo y error. Obviamente no siempre se iba a acertar.

2Cuando encuentras tu inspiración en el último examen de matemáticas que hiciste.

No, no salió muy bien por lo que se ve. Si es que eres más de letras.

3El pelo fosforito.

Esto es lo que te encuentras cuando ya los colores fantasía te saben a poco.

4Cuando tu influencer favorita es la virgen de los dolores.

O igual es simplemente que eres tan diva que lloras brillibrilli.

5Pintarse los labios y besar al gato.

La moda no debe estar reñida con el amor por los animales.



6Las cejas «Cola de pez»

Esta moda no solo es más que real, sino que tiene muchos seguidores a los que les parece una buena idea.

7Para llevar tu jardín siempre contigo.

Igual para una foto queda divertido y alegre, pero no creo que mucha gente estuviera realmente dispuesta a salir así a la calle, la verdad.

8Si en tu infancia no te compraron «kits de princesa» en los 20 duros.

Algunos estudios dicen que aquello que no pudimos tener en la infancia lo buscamos una vez somos adultos y los costes corren de nuestra cuenta. No es algo de extrañar.

9Cuando tienes tanta tierra bajo las uñas que te puedes montar un jardín.

Si una pitonisa te lee las manos igual se pincha con un cactus o algo.



10Seguridad ante todo.

Sí, esto es real.

11«UGH, tengo mierda en las uñas…»

Pero las moscas le han quedado bastante monas. Se tenía que decir y se dijo.

12Quiso hacerse nail art y agarró el monigote que se quedó sin guardar del portal de Belén.

Un poco despeluchao y con pinta de contagiar un buen par de enfermedades, pero el mérito a la originalidad no se lo vamos a quitar.



¿Qué te ha parecido este artículo? ¿Cuán ha sido la peor moda que intentaste seguir? Cuéntanos tu opinión en los comentarios de Facebook e Instagram.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).

Fuente: Difundir