Mucha gente se piensa que las obras de arte solo pueden encontrarse en los museos… pero esto no es así. Si sabemos dónde mirar, podremos encontrar piezas que, si no es porque nos lo dicen, pensaríamos que están en alguna sala de exposición. ¿Sabéis quién es Banksy? Pues hoy os traemos a su homólogo francés: Dran.

Se trata de un artista nacido en Toulouse que, gracias a sus espectaculares obras, ha sido bautizado como el heredero del famoso artista británico… y es que el francés ha llenado las calles de su ciudad natal de obras con un gran valor técnico y simbólico que, más allá de que nos gusten o no, nos harán reflexionar sobre la sociedad en la que vivimos.

Aquí os dejamos unos cuantos ejemplos de su obra para ver si os enamoráis tanto de esta como lo hemos hecho nosotros:

1Así veía él su vida

Él mismo despreciaba aquello que hacía… y fijaos en lo que la historia acabó por convertirlo.

2Nuestra propia imagen

Esto es lo que ven las personas con falta de autoestima. En muchas ocasiones, lo único que vemos es lo que queremos ver.

3Hipocresía

Este es el perfecto reflejo de lo que es gran parte de nuestra sociedad hoy en día.

4Así viven nuestros pequeños en muchos sitios





Tomar el té en esas condiciones… debería ser completamente inaceptable.

5Punto de vista

Cada uno ve el mundo desde su contexto y, lamentablemente, esta situación es más dura y real de lo que podríamos pensar.

6Una pareja del siglo XXI

Para qué queremos hablar si podemos tuitear…

7Estamos muy solos

Y, en ocasiones, lo único que nos acompaña es nuestra propia imaginación.





8Allá dónde pisamos…

La liamos. Parece que, dada nuestra naturaleza, tengamos que destruir aquello que pisamos.

9La vida de muchos mayores

Llega un punto en el que, por un motivo u otro, dependemos más de las pastillas que de nosotros mismos.

10Nuestro verdadero amor

O, al menos, el amor de muchas personas en la actualidad (y cada vez de más gente).

11Demasiada información en las espaldas…

Y muy poca en la cabeza.

12Ojalá fuese todo así



Pero los problemas que tenemos, lastimosamente, no son una fina cortina que se pueda correr.

A vosotros, ¿qué os han parecido estas ilustraciones? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).

Fuente: Rolloid.