Toy Story está más de moda que nunca. Esta es una de esas sagas que, desde que naciese hace ya más de 20 años, consiguió colocarse como uno de los símbolos más queridos de nuestra cultura popular. Mientras que la primera cinta, más allá de su guion, era un portento tecnológico para la época (la primera cinta realizada íntegramente por animación 3D), la segunda y la tercera consiguieron llegar hasta lo más profundo de nuestro corazón.

Hace apenas unas pocas semanas se estrenó la cuarta y última entrega de esta gran saga (o, al menos, eso es lo que nos han prometido). La fiebre por estos juguetes animados ha vuelto con más fuerza que nunca.

Toy Story Disney GIF - Find & Share on GIPHY

La gente en general está muy contenta con esta nueva entrega. Pero si hay alguien que está echando cohetes por doquier esas son las jugueterías que venden merchandising de esta producción.

En una película en la que todos los protagonistas de la misma son juguetes, es comprensible que las tiendas que venden juguetes estén de enhorabuena… es una lógica absolutamente aplastante.

Toy Story Fire GIF - Find & Share on GIPHY

Pero es que, por lo que veremos hoy, en estas tiendas no todo es diversión y fantasía; también hay un lado reservado para la oscuridad y, sobre todo, el miedo. Eso es algo que pudo comprobar el protagonista de la historia que os traemos a continuación.

Todo empieza cuando un usuario, con su teléfono móvil, graba lo que, aparentemente, es su paseo por una tienda en búsqueda de unos muñecos de la anteriormente mencionada película.

Con su móvil, enfoca dos cajas de juguete: una de Woody, el vaquero, y otra de Buzz Lightyear, el astronauta. El hombre comenta que son clavados a los de la película y se dispone a comprarlos.

Toy Story Hello GIF - Find & Share on GIPHY

Esto fue grabado en forma de story de Instagram y publicado en su perfil personal y, por lo que él mismo nos cuenta, no advirtió una cosa que, muchos de sus seguidores, posteriormente, le alertaron.

Lo que ocurre cuando el hombre habla a los muñecos y mira a las dependientas de la tienda es que, como puede verse en el vídeo durante una fracción de segundo, Buzz gira su cabeza en dirección a él.

Teniendo en cuenta que la naturaleza de esta película es que los juguetes, cuando nadie los mira, cobran vida, un movimiento así resulta profundamente estremecedor y pone los pelos como escarpias.

Evidentemente, lo más probable es que el hombre, al hablarle al juguete, haya activado algún mecanismo del mismo que esté programado para responder a la voz con algún movimiento. En este caso, movió la cabeza.

Más allá de esto, el vídeo se ha convertido en uno de los virales de la semana y, cómo no, hay quienes afirman que, detrás de esto, hay algún tipo de magia oscura. En fin: hay gente pa’todo.

A vosotros, ¿Qué os ha parecido todo esto? ¿Pensáis que es un tema de diseño del juguete o, por el contrario, hay algún tipo de magia detrás? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).

Fuente: Huffington Post.