Son tiempos de vacaciones, Sol, comidas copiosas, más Sol, gastarnos más ahorros de los que teníamos previstos (incluso contando con ese gasto extra) y podría seguir repitiendo lo del Sol mil veces más, pero creo que ya os habéis hecho una idea, sobretodo si andáis por el Sur.

Un saludo para los de Córdoba, o el infierno, como también lo llaman por estas fechas.

La cuestión es a fin de cuentas que puede gustarte más o menos el verano, pero definitivamente, el Sol no es algo para lo que todos estemos hechos, y si no, que se lo digan a la protagonista de la historia que hoy os traemos.

Una turista procedente de Fexhe Slins, allá por Bélgica, se disponía a disfrutar de unas vacaciones familiares perfectas en las playas de las Islas Canarias, uno de los destinos de los que nos sentimos más orgullosos en cuestión de turismo veraniego.

Pero si todo hubiera salido a pedir de boca no estaríamos haciendo este artículo, y es que ella misma ha querido advertir a sus contactos de Facebook sobre su experiencia, para que todos la tengan en cuenta a la hora de decidir si se la quieren jugar o no.

La mujer se llevó un buen susto cuando, luego de haber acudido a una peluquería para trenzarse el cabello, su cara reaccionó, probablemente al efecto del Sol en su desacostumbrado cuero cabelludo, junto con los productos que se aplicó para su nuevo estilo.

En un primer momento, sus amigos pensaron que era una fotografía más, de estas típicas que salen con algún filtro de Snapchat, por lo increíble que se veía, pero nada más lejos. La imagen era completamente real.

Su cara casi se duplicó en tamaño.

«Me encontré en el hospital durante mis vacaciones. Empecé a tener dolor de cabeza y al amanecer tenía un enorme edema porque mi cuero cabelludo no estaba acostumbrado al sol y, seguramente, con los productos usados en las trenzas, se pudo generar esta reacción».

Toda esta reacción se sucedió aproximadamente en las 24 horas posteriores de haber asistido al centro de belleza.





No obstante, niega rotundamente que se debiera a los productos en sí que le aplicaron, ya que la idea del peinado fue de su hija, quien también se lo hizo con ella, sin que nada le ocurriera.

De esta forma, a través de su post, la turista quiso advertir a sus amigos y seguidores de que se informen a cerca de qué tipo de piel tienen y que no acepten cualquier producto en ningún centro, ya que nunca se sabe cómo puede reaccionar una piel sensible.

Ella misma afirma que puede que su caso sea muy raro, pero que eso no quita la responsabilidad de cada uno de conocerse a si mismo y saber cómo funciona su cuerpo.

Gracias a su tratamiento, cuidados y descanso, la cara de la turista volvió a la normalidad luego de, aproximadamente, una semana.

«he sido bien cuidada y el tratamiento ha sido muy eficaz; pero he estado durante 5 días bajo tratamiento, sin exposición al sol, el resto de mis vacaciones».

¿Qué te ha parecido este artículo? Cuéntanos tu opinión en los comentarios de Facebook e Instagram.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).

Fuente: ABC