En estas últimas semanas, por lo que hemos podido ir viendo, muchas compañías aéreas se han empeñado en ganarse la peor reputación posible en las redes sociales. Hace apenas unas semanas, saltaba el caso de una mujer a la que hicieron bajar de un avión con destino Málaga por ‘ir demasiado escotada’; días después, otra mujer, esta vez en Jamaica, era expulsada de la nave por el mismo motivo. Pero es que hoy, lamentablemente, hemos vuelto a vivir una de estas vergonzantes situaciones.

Este pasado domingo, una joven publicaba en su cuenta de Twitter una denuncia al trato recibido por parte de la aerolínea low-cost española Vueling, que ha impedido a una de las chicas con las que viajaba que pudiese subir a la nave «por llevar un body demasiado escotado».

La joven, en su Tweet, explicó que, en ese momento, la prohibición de acceso al avión tenía únicamente razones de vestimenta, pero la aerolínea afirma otra cosa en su comunicado posterior. Según Vueling, la reacción de la joven afectada fue «abusiva y es la única razón por la que se decidió llamar a la autoridad competente y que no volase».

La que se ha encargado de denunciar la situación es la hermana de la afectada. Esta, incluso, ha subido el vídeo del momento en el que se les niega el acceso. Puede verse, claramente, cómo los responsables de acceso al avión prohíben la entrada de la chica y cómo el pasaje entero reacciona con indignación.

La trabajadora de la aerolínea, sobrepasada por la situación, llama inmediatamente a la Guardia Civil para que intervenga en la situación.

El resto de pasajeros que se dispone también a entrar en el avión interviene para expresar su malestar con la decisión de la trabajadora de la aerolínea. En el clip, pueden escucharse cosas como «¿Pero qué hace esta tía? ¿Cómo no va a poder volar?» o «Me parece muy fuerte», apunta otra de las allí presentes.

Puede verse a la trabajadora hablar por teléfono con la seguridad del aeropuerto: «Necesito que venga la Guardia Civil a ayudarme con los pasajeros. Están aquí que quieren pasar dentro del avión. Necesito que vengan rápido, por favor».

En el tweet, también se explica que otros pasajeros prestaron ropa a la joven vetada para que se tapase y no tuviese más problema con ‘el control’… pero esto sirvió de poco, ya que la compañía se negó a dejarla pasar igualmente.



Según la empresa, no se permitió acceder a la joven a la aeronave por los artículos 11 y 12 de las ‘normas de vuelo’… pero es que, al parecer, en esas normas no se contempla el vestir un body para viajar. La autora del tweet lo desmentía:

«¿Me decís dónde pone que no se pueda ir con body?». Según ella, lo que Vueling alegó en ese momento fue que la espalda de la joven estaba descubierta y que, por tanto, rozaría el asiento y que, la indumentaria en sí, podría molestar al resto de pasajeros.

Vueling ha contestado a las jóvenes a través de la misma red social y se ha remitido a su normativa, en la cual se especifica que estas normas «se aplican de manera igualitaria a hombres y mujeres, están diseñadas para defender y proteger la seguridad de todos los pasajeros a bordo para regular su comportamiento en beneficio de todos».

De esta forma, se apela a la actitud de la joven, más que a su indumentaria: «La pasajera iba en bañador. La respuesta a la petición de la agente de handling ha sido abusiva y es la única razón por la que se ha decidido llamar a la autoridad competente y que no volase».

A vosotros, ¿qué os ha parecido esta situación? ¿Pensáis que este tipo de expulsiones tienen algún sentido? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).

Fuente: 20 minutos.