Vamos a ponernos en situación. Digamos que estamos en una oficina, nada del otro mundo, una pequeñita, que maneja pequeñas gestiones, por ejemplo, pues bien, todos los compañeros (que no serán demasiados) comparten un mismo baño, que no sería diferente al de una casa cualquiera, por lo que el baño tendría un uso mixto, o neutro.

Esto puede ocurrir en realidad en cualquier tipo de establecimiento pequeño, no es difícil encontrarse con un lugar así, créanme.

Por lo general, las personas cuando van a utilizar baños de este tipo, se vuelven un poco más cautelosas y educadas: no abres la puerta de golpe, llamas primero por si las moscas, y te aseguras de no molestar a quien pueda estar ya dentro.

Pues algo tan básico como esto no tuvo sentido para un tipo y muchos internautas cuando @MaryBear__ se sintió violentada e incómoda al ver cómo un tipo entraba al baño y comenzaba a orinar mientras ella se lavaba las manos.

Al mismo tiempo, otro tipo prefirió esperar fuera (como hubiera hecho cualquier persona normal). La cuestión es que entre hombres puede estar más normalizado el uso compartido de un baño incluso siendo desconocidos, debido a la disposición en la que normalmente se encuentran los urinarios públicos, pero entre mujeres no ocurre esto de la misma manera (solo van al baño juntas si son amigas, y aun así muchas siguen siendo pudorosas).

Y ya ni hablemos de ambos sexos mezclados y revueltos.

Pues bien, algo tan obvio parece que era demasiado difícil de comprender para algunos:

Que no, señor mío, que no importa que te vea como a un igual o no, que si es un baño individual tienes que esperarte a que quien esté dentro salga, a menos que sea su hermano y te haya pedido el papel.



Hay que reconocer que la chica también podría haber buscado unas palabras más claras para contar su historia, pero de ahí a que parezca que nadie ha comprendido de qué va la cosa, parece un poco exagerado. Es increíble la poca atención que muestra normalmente la gente cuando lee, tampoco confiamos en que estés echando mucha cuenta a esta misma frase ahora mismo.

¿Tanto cuesta intentar partir de la base de que la gente no es imbécil y no se queja por tonterías? ¡A cualquiera le hubiera molestado esto!
Aun así, sigue quedando la esperanza, pues sí que hubieron quienes comprendieron la situación y le brindaron apoyo, aunque por desgracia fueron más bien pocas personas.

¿Privilegio de qué?

¿Quién se metería a hacer sus necesidades a un baño individual junto a un desconocido?
Y tú ¿verías normal que un desconocido utilizase el baño mientras tú te estás lavando las manos? ¿Lo harías tú? Cuéntanos tu opinión y experiencias en los comentarios de Facebook e Instagram.

Si os ha gustado este artículo, recordad que más abajo podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, claro).

Fuente: Difundir