La moda, dentro de lo que cabe, claro, está empezando a tirar abajo muros que siempre quisieron separar personas. La gente ya ha empezado a dejar claro que no se ven representados en la imagen que solo ven unos pocos frente al espejo.
Que no todos tienen el dinero del cirujano, y que el Photoshop y los filtros no te acompañan a comprar el pan por las mañanas (porque sí, también está que tenemos la osadía de comer).

De esta forma, las marcas han ido abriendo las puertas de los cástings de nuevos modelos hasta llegar a victorias sociales como han sido la llegada de profesionales negros, asiáticos, albinos, latinos, curby, con Down, vitíligo, y un largo etcétera. Todas ellas listas hoy a pie de pasarela para demostrar que el esfuerzo y la lucha merece la pena.

Hoy venimos a hablar de uno de estos casos que, por ser una primera vez, pasan a la historia para siempre, y es que Mireia Mendoza ha sido la primera modelo sordo-ciega en cruzar, de manera profesional, una pasarela.

La mallorquina de 25 años nació con síndrome de Usher, lo cual la llevó a una grave pérdida en su audición, y retinitis pigmentosa, un trastorno ocular que con el tiempo deterioró su visión. Dicha enfermedad, al no tener cura, acaba normalmente en la ceguera absoluta.

Pero por si ya te parecía bastante logro por su parte el cumplir el sueño de tantas personas por tener una pasarela a sus pies, aquí no queda todo, ni mucho menos, pues además es estudiante de informática y lengua de signos.

Pero volvamos a su hazaña. Mireia se dejó ver ni más ni menos que en el evento de moda más destacado de nuestro país: la Mercedes-Benz Fashion Week Madrid, de la mano de la reconocida diseñadora asturiana María Lafuente.

La propuesta planteada por Lafuente se ha titulado «Alquimia», basada en un enfoque que apuesta por la innovación, la sostenibilidad, la tradición, y la responsabilidad social, en una inteligente mezcla que hechizaría a cualquiera.

Todo rodeado de tonos cálidos, pastel y un potente estilo futurista.

La modelo desfiló con la ayuda de su bastón blanco, y con la compañía de Asraf Beno, modelo y compañero que no podía verse más orgulloso de la mujer que tenía al lado.

Al terminar la presentación, Mireia se convirtió en la protagonista, llevándose la gran ovación. Y es que todos los presentes habían entendido que estaban viviendo un momento clave en la historia de la moda.

Ella, que también había posado anteriormente en Milán, deja su rastro y mejores momentos en su cuenta de Instagram, @deafblind_model, donde queda más que claro, por si a alguien le cabía alguna duda aún, que ella no entiende de complejos.

En lugar de cubrir sus inseguridades, Mireia pretende dar visibilidad al síndrome de Usher. Y no va mal, pues ya no hay quien le quite los ojos de encima a ella.

¿Qué te ha parecido este artículo? ¿Te has sentido inspirado por esta historia? Cuéntanos tu opinión en los comentarios de Facebook e Instagram.

Si os ha gustado este artículo, recordad que más abajo podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, claro).

Fuente: HarpersBazaar