Algunas personas se empeñan en creer en un destino que vela por ellas, cosas como el horóscopo, Coehlo, los esquimales y la típica frase de: nada sucede por casualidad.

Pero nada más lejos de la realidad. La vida es un conjunto de azares en el que simplemente podemos salir mejor o peor parados, y en el que podemos cambiar ciertas cosas con nuestras acciones y decisiones, dependiendo de las herramientas que se nos dé para ello.

Nada más.

Es por esto que realmente podemos sentirnos contentos al ver que en ocasiones hay curiosidades que simplemente coinciden.

Y para enseñaros que es algo genial, os hemos traído una galería en la que podréis ver las coincidencias más curiosas.

Es como si estuvieran jugando al pollito inglés.

Yo te puedo hacer lo mismo en Photoshop a base de Ctrl+c y Ctrl+v.

«Me acabo de encontrar literalmente con mi gemela justo ahora wtf»

Se suele decir que todos tenemos un gemelo perdido en algún lugar del mundo… ¿Cuántas probabilidades hay de que sea en tu mismo barrio?

Cuando vas a juego con la escalera mecánica.

No se si le pasará esto también a los lectores, pero a mí me está mareando esto ya a base de bien.

El gato ninja.

Sabe perfectamente cómo ocultarse, pero se la juega muy fuertemente a que alguien lo pise en un descuido.

A esto que invitas a una amiga a casa, y va a juego con tus cortinas.

Debe ser algún tipo de señal. Definitivamente la tela es la misma.

Si lo tienes todo en común con tu pareja

«Mi novio me enseñó una foto de su infancia, y tuve que irme corriendo a por una mía. Éramos prácticamente iguales, incluso con la misma obsesión por los dibujos de las tortugas ninja.»

Solo podía quedar uno:

«Entré en un bar y me di cuenta de que llevaba la misma camiseta que el camarero… así que nos enfrentamos en un pulso.»

¿Quién lo lleva mejor?

Este tipo se encontró con que en Stranger Things, uno de los niños llevaba su camiseta preferida de cuando era pequeño.

Encontró a su doble en un festival.

Ya solo les faltaría que también apareciese el chico mellado de Stranger Things.

Todo a juego.

A mí me pasa esto y conociéndome salgo a la calle en calcetines por creerme que me puse los zapatos…

Incluso un tatuaje de montañas en el mismo lugar.

Esto es lo que ocurre cuento te cruzas con tu gemela perdida.

¿Qué te ha parecido este artículo? Cuéntanos tu opinión en los comentarios de Facebook e Instagram.

Si os ha gustado este artículo, recordad que más abajo podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, claro).

Fuente: Difundir