En la actualidad, si hay algo de lo que podemos sentirnos orgullosos es por haber defendido movimientos sociales en beneficio de todos, llegando a conseguir cambios necesarios en los cimientos de muchas instituciones que siempre han destacado por sus aspectos más conservadores.

Uno de los casos más reconocidos ha sido el de los concursos de belleza, concretamente los encargados de seleccionar a las diferentes misses que acabarán concursando para Miss Universo.

En los últimos años, han empezado a sobresalir elementos en estos concursos, como pruebas de talentos diferentes, como el caso de Miss Virginia, que ganó el concurso luego de lucir su gran talento para la ciencia, o la última Miss España (que no hace falta irse tan lejos para empezar a encontrar las huellas del progreso), que se coronó siendo la primera miss transgénero del concurso.

Es por esto que ahora hemos empezado a mirar las cosas de forma diferente. Lo que antes simplemente se aceptaba porque no afectaba a quienes tenían el don de la palabra y el poder, ha comenzado a verse con ojo crítico, y nos hemos dado cuenta de lo mal que han envejecido muchas cosas.

En una sociedad actualizada que vela por la convivencia más igualitaria y respetuosa, ya no tienen cabida las ideas que solo sirven para oprimir y encerrar pensamientos y libertades, y es por esto que la última declaración de la recientemente coronada como miss Tailandia ha dejado a más de uno con la boca abierta por ser un patinazo de lo más machista.

Jennifer Paweensuda Drouin, de 25 años no piensa como muchas chicas de su edad, y aunque haya tirado piedras contra su propio tejado, se ha quedado más ancha que nadie.

El pasado 28 de junio, en Bangkok, ganaba el certamen de Miss Tailandia, cuando le lanzaron la pregunta de la discordia:

«¿Cuál es tu opinión sobre una mujer que se mantiene casada por sus hijos o por obligación, a pesar de que ya no está enamorada de su marido?».

A dicha cuestión, la modelo respondió de forma inesperada, dejando claro que las mujeres incluso a día de hoy, siguen siendo criadas en un entorno que no les enseña sus derechos, ni el poder de decidir por sí mismas sobre sus vidas:

«Para ser honesta, cuando era una niña, pensaba que mis padres estaban juntos sólo por mí. Porque cuando miraba a otras parejas, los otros se veían más cómplices. (Por eso) creo que en que la mujer debe mantenerse con un chico, aunque no lo ame, para que un niño tenga una familia completa».

«Hay que apreciar el sacrificio que una madre pueda hacer para que un niño pueda vivir en una familia feliz y logre crecer de la mejor forma posible, amado y alentado por una familia completa».




Aún más sorprendente fue la reacción del público que presenció el programa, que aplaudió sus palabras y las celebraron como si hubiese sido un pensamiento brillante.

Obviamente, en el momento en el que el vídeo puso una patita en Twitter, se prendieron las llamas. agregó posteriormente.

Aun así, la joven ha decidido ignorar toda la polémica, y no se ha sentido aludida en absoluto.

¿Qué te ha parecido este artículo? Cuéntanos tu opinión en los comentarios de Facebook e Instagram.




Si os ha gustado este artículo, recordad que más abajo podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, claro).