Es bien sabido que las profesiones de riesgo se deben llevar como vocación, porque hace falta mucho para levantarse todos los días con la mentalidad de que en cualquier momento puedes estar jugándote la vida.

Marshall Perrin lo tenía claro. Él nació en Canadá un 22 de marzo, y unos «pocos» años después, sabía que viviría para proteger a las personas del lugar que amaba.

Lo que sí que le pilló un tanto más por sorpresa, era que cuando lo empezara a conocer gente de fuera de su localidad, se iba a convertir en toda una celebridad.

Es muy común que dentro de lugares apretados, como pueblos o pequeñas ciudades, todo el mundo tienda a conocerse, por lo que si alguna persona es realmente atractiva, se vuelve fácilmente popular, aunque en estos casos no suele diferenciarse mucho del clásico «pez grande en un estanque pequeño». Sin embargo, en el caso que hoy os venimos a contar hubo un pequeño detalle que lo cambió todo.

Y es que Marshall, al igual que cualquier otro hombre joven de su edad, se dejó convencer un día por un amigo para crearse una red social que llevaba intentando esquivar un tiempo, «solo por probar» (ya sabéis cómo va esto).

Al principio, las imágenes que compartía el héroe del pueblo eran de lo más normales, una tarde de relax en la piscina, una foto de sus padres, e incluso la tipiquísima y trillada foto con su pulgar arriba.

Aunque había quedado más que claro que no era una persona que se ve todos los días, él no esperaba el éxito que su físico, su estilo, y ese aire raro que le tiene a Brad Pitt le iban a dar en la red social.

La locura popular fue tal que al tiempo le empezaron a contactar de diferentes agencias de modelos, y aunque al principio no era algo que le terminase de convencer, se acabó decantando por probarlo.

Para sorpresa de nadie, el joven lo estaba bordando, pero este se esmeró en dejar claro que el que tengas un extraño talento innato para algo no tiene por qué convertirse en tu pasión en esta vida, por lo que decidió que comenzaría a compaginar ambas profesiones.

Es por esto que este bombero-modelo canadiense se ha acabado volviendo tan popular a día de hoy.

En sus últimas imágenes de la galería puedes ver que el modelo de moda alternativa (por su aspecto «punk» y tatuado) se ve muy diferente en la actualidad: sus imágenes de galán solitario comenzaron a llenarse de niños poco a poco, y ahora luce una barba que hace más justicia a su pinta de malote. Aunque sin duda, son también muchos los fans que prefieren su estilo anterior.

¿Cómo crees que se veía mejor Marshall? ¿Serías capaz de llevar ambos trabajos a la vez? ¿Qué harías si te propusieran ser modelo? Cuéntanoslo todo en los comentarios de Facebook e Instagram.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).

Fuente: Famous Birthdays