Superar etapas difíciles es una parte no solo importante, sino fundamental de nuestras vidas. Las cosas, por lo general, no son fáciles… y, como versa el dicho, ‘lo que no nos mata, nos hace más fuertes’… y, en el caso que os traemos hoy, esto se convierte en algo bastante más literal de lo esperado.

Su nombre es Bakhar Nabieva y ella, después de pasar por un gran trauma, decidió transformar su cuerpo por completo de una forma bastante particular y, gracias a su perseverancia, hoy dispone ya de más de 2,5 millones de seguidores en su cuenta de Instagram.

Originaria de Bakú, a sus 23 años, tuvo que soportar burlas toda su vida por la ‘contextura’ de su cuerpo. En su clase la apodaron como ‘piernas de palito’ y ello le creó un gran complejo por la presunta delgadez de su cuerpo. ¿A qué la llevó eso? A que cogiese al toro por los cuernos y se convirtiese en ‘Miss Iron Bum’. Ahí es nada.

En sus redes sociales podemos ver todo el proceso que ha ido siguiendo hasta llegar hasta donde está hoy en día. Su evolución, como resulta evidente, es de lo más impresionante. ¿El truco? Esfuerzo y constancia.

Cambió por completo sus hábitos alimenticios y empezó a seguir una rigurosa rutina de ejercicios centrados, sobre todo, en sus piernas y glúteos… y eso es algo que, viendo las fotos, no vamos a dudar ni un segundo.

“Un buen día decidí cambiar mis hábitos y comenzar a hacer ejercicio, pronto comencé a notar la tonificación de mis músculos”, explicó Bakhar en una entrevista.

Al parecer, todo empezó en el año 2013, cuando llegó a ella el mundo del culturismo: “Comencé a ir al gimnasio y no sabía qué hacer, no tenía ningún entrenador. Comencé haciendo sentadillas todos los días, no tenía ni idea de cómo construir una rutina de ejercicios adecuada”, relataba.



En la actualidad, tiene su residencia en Ucrania, donde se ha convertido en toda una celebridad. Su entrenamiento la ha llevado a un nivel en el que puede llegar a levantar hasta 300 kilos solo con las piernas… y esto le ha valido el título de ‘la mujer con las piernas más fuertes del mundo’.

La mayoría de su fuerza procede de realizar sentadillas, prensa y extensiones de piernas, pasando por otra gran diversidad de ejercicios y una firme dieta. Pero es que su obsesión tampoco es ser una profesional y, de hecho y a pesar de haber participado en el Bikini Fitness, confesó que no quiere volver a subir a un escenario.

Afirma que, gracias a la rutina que ha conseguido y a la disciplina obtenida con el ejercicio, ha conseguido llegar a un nivel de felicidad que, antaño, ni habría soñado. También destaca el apoyo que le dan sus seguidores y el saber que puede servir de ejemplo para muchas otras personas que también han pasado o pasan por momentos difíciles.

A vosotros, ¿qué os ha parecido esta historia? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).

Fuente: Difundir.