Es posible que os hayáis dado cuenta de que en esta casa somos fans de “Monk”, llevamos el TOC en la sangre. Si ordenas los libros de tu estantería por sagas, por colores, en orden
alfabético, o siguiendo cualquier tipo de cifrado que te haga respirar con alivio, eres de los
nuestros.

El primer paso es reconocerlo, y ahora toca hacer un esfuerzo para ser un poco más parecidos a todos los demás. Toma aire y suéltalo lentamente. Ahora pídele paciencia a lo que sea en lo que creas, porque te va a hacer falta. ¿Estás listo? Bien, te invitamos a enfrentarte a esta galería de fotos, para curarte de ese síndrome obsesivo compulsivo que te persigue a todas partes.
Vamos allá, valiente:

1No te preocupes, tiene solución.

Solo tienes que tomarte todas las pastillas que están del revés. Es eso, o superar tus miedos.
(En serio, no te tomes cinco pastillas de golpe, solo era un chiste malo)

2Repite conmigo.

Es provisional, es provisional… seguro que mañana viene alguien y cambia ese asiento.

3Y por esto hay que pagar a un profesional.

Por supuesto, tu cuñado hace sus pinitos de vez en cuando y puede hacerte el alicatado por
cincuenta pavos, pero luego pasan estas cosas y tú acabas prefiriendo recorrer la habitación a oscuras antes que encontrarte con ese monstruo.

4Demasiado espacio.

Lo mismo… si será barato, claro, pero prefiero gastarme ocho euros más y que las cosas estén en su sitio. Lo barato se paga caro.

5Esto te ha pasado alguna vez.

Y si no es con la camiseta, es con los auriculares. Y si no es con un tornillo, es con el pomo de la puerta. Pero te ha pasado, admítelo.

6Gracias por la confidencialidad.

Alguien me dijo una vez que los asteriscos eran una tontería. ¿Sabes? No necesitas ese tipo de influencias negativas en tu vida.

7Entrecierra los ojos.

No te preocupes: si entrecierras los ojos, parece una enredadera.

8Lo barato sale caro.

Lo dije antes y lo vuelvo a decir. En serio, para esto están los profesionales.

9Cuatro personas se han matao’ aquí.

Cuatro personas se han muerto y otras quince han sufrido terribles daños. Esto ya no es cuestión de TOC ¡Es un tema de seguridad vial!

10¿Por qué engañas a tus invitados así?

En serio, ¿qué ganas? Tarde o temprano todo el mundo termina cagando, lo acabarán
descubriendo… ¿¡QUÉ GANAS!?

¿Qué te ha parecido el artículo? No nos vayas a pasar la factura del terapeuta, pero lo que sí que puedes hacer es escribir en los comentarios de Facebook e Instagram las secuelas que te ha dejado lo que acabas de ver.

Si os ha gustado este artículo, recordad que más abajo podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, claro).

Fuente: Difundir