Si fuiste uno de los niños que trajeron al mundo los increíbles años noventa, estás de suerte, aunque ahora mismo no te lo pueda parecer.

Vamos a hacer un pequeño recuento antes de llegar al grano: tuviste una infancia de lo más intensa, llena de golosinas locas, anuncios que provocaban epilepsia, millones de bandas de garaje, gorras molonas colocadas de lado (antes de que se llevaran como si tuvieras una segunda cabeza) y momentos históricos como el boom de Pokémon.

Pero poco queda hoy de aquello, aparte de los juegos de la gran franquicia japonesa, que parece que nunca habrá un título capaz de coronarse como «el último».

Hoy, que te enfrentas a la precariedad del mundo laboral, que sueñas con poder permitirte un domingo de playa de esos a los que te habían malacostumbrado tus padres cuando eras pequeño, cuentas los euros que rescatas del hueco del sofá y te estiras las comidas para llegar a fin de mes.

Pero ¿y si te dijéramos que a cambio de una de las mejores partes de tu vida, podrías conseguir la tranquilidad temporal que te da ganar un buen pico de una sentada?

Si eres de los que supieron conservar su colección de VHS de Disney, es tu momento, pues si estás dispuesto a sacarle rentabilidad, podrías conseguir miles de euros por su venta a través de Ebay.

Las cintas de la gran franquicia se han revalorizado y ahora podrían sacarte de un apuro financiero.

No todas son iguales.

Obviamente, lo que tampoco puedes esperar es que esto fuera a salirte fácil: no todas las cintas tendrían el mismo valor.

Las mejor situadas serían los verdaderos clásicos (no refiriéndose únicamente a la edad y originalidad de los títulos, sino también contando con un pequeño detalle.

El diamante negro

Para que el precio sea el deseado y alcance los tres ceros como mínimo, será necesario que el título sea en inglés y tanto en la carátula como en la cinta, pueda apreciarse un rombo negro con la palabra «classics» en su interior.

Puede parecer algo concreto, pero hay más personas en nuestro país con VHS en inglés de las que puedas creer en un primer momento.

Este diamante certifica que la cinta se vendió entre los años 1984 y 1992.

«Un hombre ofreció una colección de 10 películas de Disney, entre las que destacan Cenicienta, Bambi, Aladdin y 101 Dálmatas. El precio por ellas es de 17 mil 500 dólares.»

En otra ocasión, se hizo pública la información de que alguien logró vender un ejemplar de La Sirenita por un valor de 10.000 dólares, habiendo subido su precio por tener una portada especial que la hacía muy escasa.

Otra colección que logró destacar por su venta contaba con títulos como La bella durmiente, El rey león, Toy Story 2 y Pinocho; que aunque no tenían el diamante negro, se cambiaron por 5750 dólares.

Todo será ver cuánto darían por las cintas en castellano.

¿Qué te ha parecido este artículo? ¿Estarías dispuesto a vender una parte de tu infancia? Cuéntanos tu opinión en los comentarios de Facebook e Instagram.

Si os ha gustado este artículo, recordad que más abajo podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, claro).

Fuente: OkChicas