Vivimos en un país libre, y eso tiene sus más y sus menos. Está bien eso del derecho a voto y salir de copas sin toque de queda, pero quizá deberíamos tener mano dura con eso de los peinados. Sí, con los peinados. Poder darte un rapáo’ bueno después de romper con tu pareja está guay, pero tiene un precio enorme: de vez en cuando encuentras por la calle a alguien que tendría que haberlo hablado dos veces con su peluquero.

Cuando me dijeron que en Corea del Norte hay un catálogo con los 15 únicos peinados
disponibles para el ciudadano, me pareció una aberración. Hoy, después de un poco de
Internet, he cambiado de opinión. Estos peinados deberían ser ilegales:

1El Vampiro.

Cuando la adolescencia se te escapa y vuelve a los treintaitantos. Esperemos que siga siendo una fase.

2Piecitos el cuellilargo.

Hay que estar muy orgulloso, MUY ORGULLOSO, de tu propio cuello para raparte al 0 hasta
esta altura.

3La barba inversa.

Si empiezas una barba en el cogote, al menos ten la decencia de seguir. Un bigote, unas cejas, un flequillo…

4Si haces algo bien, nunca lo hagas gratis.

Pero si lo haces peor que un mono epiléptico en una sala tecno, por favor, págate unas clases antes de tocarte el pelo.

5El Belcro.

Dos encajes de velcro en la coronilla, para engancharte un cojín por si te quedas dormido
haciendo el pino. Mejor prevenir que cortar.

6Ron Swanson.

Porque ese es claramente el bigote de Ron Swanson. Si alguien localiza a este señor… ¿Puede decirle que va más abajo?

7Bol.

Coger un Bol, te lo pones sobre la cabeza, y cortas con unas tijeras todo lo que sobre por
debajo de los bordes. Un tutorial fácil y sencillo para disfrazarte de Cristóbal Colón.

8Recién teñido.

Ahora que se acaba de teñir, solo le queda esperar a que le crezca el pelo. Por cierto, su
“peinado” es tan ridículo que casi no me doy cuenta de su bigote, otra obra de arte.

9Don Limpio.

Don limpio, siempre en lucha contra su alopecia, ha metido la cabeza en un cubo de pintura
gris cromado.

10El código de barras.

Aunque no hace falta un lector, está claro que ese corte de pelo va a salirle bastante más caro de lo que cree.

Personalmente, creo que si te estás quedando calvo, lo mejor es aceptarlo con dignidad.

¿Qué te ha parecido este artículo? ¿Cuál ha sido el peor estilo de cabello que has probado? Cuéntanoslo todo en los comentarios de Facebook e Instagram.

Si os ha gustado este artículo, recordad que más abajo podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, claro).

Fuente: La guía del varón