Violeta Magriñán lo tuvo especialmente difícil para despedirse de la isla hondureña, y es que su terrible estado de salud la obligó a pasar sus idas y venidas del programa, todo por unos problemas de vesícula que a día de hoy siguen siendo su gran preocupación.

Finalmente, la resolución del programa fue la de llevarla de vuelta a la península para que no se cobrara más de su salud para aparecer en cámara. 

Igualmente, Violeta demostró tener fortaleza en cuanto a su situación médica, y entró al plató del programa con toda la fuerza y el orgullo del mundo luego de su paso por Supervivientes.

“He hecho historia en el programa. Me fui siendo salvada por el público y me vengo con billete para el año que viene”

El programa la despidió de la isla prometiéndole su vuelta, si no bien para la final, para la edición del año que viene.

Porque sí, sorprendentemente, la joven tiene ganas de volver, aunque nadie entienda por qué. Ha demostrado con esta decisión que uno de los rasgos que más la caracterizan ahora mismo son o el valor o un extraño fetiche por los mosquitos, una de dos.

Pro la pregunta que todos se han hecho en su última aparición ha sido: ¿Está realmente llevándolo bien?

La joven ha hablado sin tapujos sobre el tema en su canal de Mtmad

“Vuelve ‘Ultravioleta’ pero vuelve la mitad de ella”.

La valenciana comprende a la perfección la situación en la que se encuentra, pero dejó claro que ante todo ella va a sacar humor y dijo sin problemas frases como: «estoy en el auténtico chásis».

Fueron 54 los días totales que la concursante pasó en la isla, superando las pruebas y batallando contra las adversidades, y al salir de ella se encontró con una terrible y peligrosa sorpresa: ahora pesaba 47 kilos.

Ella misma reconoció que le costaba creer el efecto que este tiempo había tenido sobre su cuerpo: “¡Uy, qué piernas! Qué lástima…”, dijo.

Y lo cierto es que su preocupación es de lo más normal, puesto que si nos ponemos a comparar con cómo se veía en‘Mujeres Hombres y Viceversa’, más de uno se llevaría un buen susto, por lo que muchos de sus seguidores se han comenzado a preocupar por su salud.

La exconcursante ha querido explicar, en un tono conciliador, que ha vuelto con todo el hambre del mundo, pero por cuestiones de salud, (y para evitar el efecto rebote, todo sea dicho de la forma más sincera posible) está haciendo una dieta en la que va tolerando los diferentes tipos de alimentos poco a poco, todo llevado por su médico de confianza.

¿Qué piensas del cambio de Violeta? ¿Crees que merece la pena dejarse la salud en un programa de este tipo? Cuéntanos tu opinión en los comentarios de Facebook e Instagram.

Si os ha gustado este artículo, recordad que más abajo podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, claro).

Fuente: Mundo deportivo