El Photoshop, una de las herramientas de diseño y edición de imagen más pirateadas de la historia, de alguna manera acabó al alcance de todos, incluyendo a grandes celebridades que han hecho historia dentro de la cultura pop, y aunque en este grupo destaca el clan Kardashian al completo, no hay que olvidar a las que ya empiezan a convertirse en clásicas.

Hoy venimos a hablar de las dotes como editora de Britney Spears, que, suponemos que tiene dinero para pagarse el programa más que de sobra, y bueno, quizá un cursillo también se podría agradecer, aunque no por nosotros, que disfrutamos mucho más de sus pifias.

La cuestión es que la cantante se animó a subir un selfie de espejo, de estos que están tan de moda actualmente entre las influencers jóvenes que quieren presumir de outfit en sus perfiles.

Pero paren las rotativas, porque la foto de Brit hizo que toda la atención se fuese a otro lado, un fallo garrafal imposible de obviar, y que además empieza a decir mucho de la artista.

Damos por hecho y partimos de la base de que el error es lo suficientemente obvio como para que lo puedas distinguir de un simple vistazo rápido, pero por si tampoco eres un lince y no te has coscao, y si tienes problemas con tus inseguridades personales y te cuesta confiar en que tú mismo puedas tener la razón, te dejamos la solución que terminará de conformar tus sospechas.

Puede que te hayas preguntado qué necesidad podría tener la que fuera la princesa del pop, de retocar sus imágenes, como si no tuviera suficientes fans a sus pies. Pues bien, resulta que todo esto empezó por un robado típico del verano que unos paparazzi tomaron de la artista.

Fruto de la tranquilidad del momento, la postura extraña y joder, que la señora estaba de relax y vacaciones, no apareció con el cuerpo más escultural del mundo, cosa que claro, para una persona de a pie no supondría ningún problema, mas no para la princesa del pop.

En el momento en el que la imagen se hizo pública, se comenzó a hablar de la baja forma de la cantante, cosa que ella se tomó de la manera más personal posible, alegando que los paparazzi habían retocado las imágenes para hacerla parecer horrible.

Al tiempo subió un vídeo desde el punto más alto que su mano le permitía, mordiéndose los carrillos y alegando que ella está en plena forma, mostrando claramente que se sentía afectada y en necesidad de demostrar algo.

Finalmente todo esto ha derivado a que la propia celebridad termine subiendo imágenes en las que se retoca para reducir su cintura de mala manera. Y digo yo… ¿Era realmente necesario? 

¿Qué te ha parecido este artículo? Cuéntanos tu opinión en los comentarios de Facebook e Instagram.

Si os ha gustado este artículo, recordad que más abajo podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, claro).

Fuente: Mundo deportivo