«Nada es lo que parece» esta frase caló profundamente en las mentes de muchos niños que crecieron (entre otras) con la película de la princesa cisne, y es que, ¿quién no se ha quedado de pequeño un buen par de noches sin dormir porque un par de peluches se habían quedado en una posición en la que componían una sombra extraña?

Pues bien, hoy vamos a revivir un poco nuestras infancias, a base de sustos tontos que bien pudieron dejar un bonito cadáver producido por un ataque al corazón.

Con ustedes, la galería del día.

1Mi vecino y su silueta «antirrobos».

Resulta que mi barrio es ligeramente conflictivo, y el vecino que queda justo frente a mi ventana ha decidido poner cartas en el asunto, concretamente, una figura de cartón, y la luz encendida, con la intención de que alguien se crea realmente que hay alguien velando por su seguridad durante toda la noche.

Como resultado, solamente ha conseguido acojonarnos cada noche a todo el bloque de enfrente.

A todo esto, la figura parece la silueta de Dwayne Johnson.

2A esto que te encuentras una «cabeza cortada» en la playa.

«Realmente no se hacen una idea de qué tanto me costó atreverme a acercarme…»

3Me he despertado y he visto la ropa colocada a los pies de mi cama…

No he podido volver a dormir. Empezaré a ser más organizado.

4¿Quién dejó eso ahí?

Realmente hay gente horrible en el mundo.

5¿Nuez o araña?

Podría ser perfectamente el nuevo Culo o codo. Eso sí, veo yo eso al abrir una nuez y del salto que pego  me descompongo.



6El perchero de la casa de mis padres.

Así es normal que prefiera no volver hasta la mañana… ¿No lo ven lógico? Parece un informador con ganas de actualizarme un caso.

7De verdad que vemos arañas en todas partes.

A esta incluso la intenté ahogar con el flíflí.

8Suicida a salvo.

Menos mal que este hombre de ley se hizo cargo como corresponde cuando un vecino contactó a emergencias alarmado.

9Por favor, no tiendan la ropa en el bosque de los suicidios.

Seguro que El Torres se inspiró por un vecino que hacía esto en su edificio.

10Os juro que no es un espantapájaros de descanso.

Esto justifica las dudas de algunos cuando se preguntan por qué se utilizan como imágenes de algo «escalofriante».

11Falsa alarma.

Quienes lo encontraron se llevaron un susto verdaderamente terrible, pero tan sólo resultó que era un maniquí. Ni más, ni menos.

12Cuando le quieres meter fuego a la lámpara.

Definitivamente, así iluminaría mucho más.

¿Qué te ha parecido este artículo? ¿ qué que lo último que viste y que te dejó confundido para todo el día? Cuéntanos tu experiencia y opinión en los comentarios de Facebook e Instagram.

Si os ha gustado este artículo, recordad que más abajo podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, claro).