Son tiempos de rebajas, y para los que no estéis muy familiarizados con estas, os lo resumiré en pocas palabras: sálvese quien pueda.

Auténticas hordas de gente motivada con la moda del momento, ya sea porque sigue una tendencia o estilo, porque la influencer de turno ha dicho tal, o porque Sara Carbonero se ha vuelto a poner un vestido rojo de flores, todo el mundo se vuelve loco y se lanza en busca de su ganga.

Y sí, normalmente para cuando tú te atreves a buscarte algo ya es demasiado tarde, y solo quedan los restos.

Esto normalmente se debe a que las tiendas, en su mayoría, y las marcas reconocidas, inflan los precios de sus productos, convirtiendo muchos de estos en artículos de lujo, y claro, no todo el mundo puede permitirse salir a correr con unas zapatillas de cien pavos (grupo en el que por desgracia me incluyo).

¿Pero qué pasa si sucede al contrario? En esta ocasión, se ha demostrado que la gente de a pie no siempre quiere las cosas gratis, ni salir de la tienda con la idea de que está pagando de menos, y es que al final nos preocupa más la honradez de lo que creemos. Eso sí, lo que queremos es pagar el verdadero valor de las cosas.

La firma Missguided, cuya seña es la de vender la ropa en tendencia a precios «low cost» cosa que aunque pueda sonar genial, no siempre sale bien.

Y es que en una de sus últimas campañas, a modo de promoción de sus trajes de baño, han puesto a la venta un modelo exclusivo por el precio de una libra, que en euros sería algo así como 1,20€. Y como no podía ser de otra manera, todo el mundo se ha quedado a cuadros.

Aunque, como es evidente, el producto se ha acabado en unas pocas horas, esta acción ha sido duramente criticada en Internet, ya que minusvalora el proceso de fabricación del artículo, y por tanto, es evidente que al trabajador no se le ha pagado lo suficiente por su servicio.

Además de esto, también se argumenta con la veneración al consumismo descontrolado que provocan este tipo de campañas, en las que se toma un producto como algo de tan poco valor que puedes tener miles, sin que afecte a tu economía, aunque, obviamente, ayude a la destrucción de los recursos y al medio ambiente.

De esta forma, muchos usuarios se han manifestado a través de las redes y han intentado organizar un boicot a la marca, con la intención de que la campaña le sirva de poco.

¿Qué piensas de este artículo? Cuéntanos tu opinión en los comentarios de Facebook e Instagram.

Si os ha gustado este artículo, recordad que más abajo podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, claro).

Fuente: Señorasque