Cada uno tiene sus propios problemas en la vida, pero hay algunos que se pueden entender en el grupo de personas que los comparten por vivir una situación parecida.

Hoy vamos a hablar de uno de estos casos, que además se infravalora muchísimo, ya que por lo general la altura en las personas se asocia con el éxito y se tiende a creer que estas personas padecen de menos cosas de las que pueden ser realmente.

Aunque sí que es cierto que las personas altas gozan de algunas ventajas, como poder empezar mucho antes a subir a atracciones, poder entrar a lugares de mayores siendo mayor de edad por confundir al portero, o ligar más fácilmente en Tinder, entre otros. Pero nadie puede negar que hay otras tantas cosas que las tienen mucho, pero que mucho más complicadas.

1¿Cocinando… o rezando?

Debe tener las rodillas hechas una pena.

2Para las entrevistas no es lo mejor.

Tanto si eres entrevistador como entrevistado, puedes o intimidar o volver tu trabajo como algo incómodamente ridículo.

3Amistad en las alturas.

Ya puedes querer a tus amigos y seres cercanos, porque te vas a dejar la espalda en cada abrazo. Ya pueden valer la pena…

4Parecerás el padre/madre de todos tus amigos en las fotos.

Puede parecer divertido, pero no siempre vas a querer llamar la atención.

5En cualquier espectáculo.

¿Imaginas tener que encargar siempre los asientos de dos en dos sólo para tener un sitio en el que poder poner las piernas?





6Deberás elegir.

Entre dar abrazos sinceros o totalmente robóticos y antinaturales.

7Prepárate para rezarle a los cajeros.

Bueno, desde luego ya hay mucha gente que trata al dinero como una deidad.

8Lo tendrás difícil para encontrar una ducha a tu medida.

Así que si vas a quedarte en un hotel, entiende que te tendrás que lavar en dos partes; una para el cuerpo, y por otro lado el pelo, probablemente agachado o sentado.

9Te las tendrás que apañar.

Los límites te los pones tú mismo.

10Mejor quedar raro en un descapotable que dejarte el cuello en un coche cubierto.

Además, se le ve contento. Aunque el cristal le sirve de poco… Se tiene que estar poniendo fino a mosquitos.

11¿Cansado de las vistas por allí arriba?

Con un poco de esfuerzo y fabulosidad, todo se soluciona.





12Poco más y tiene que meter la cabeza en un pozo para beber.

Quizá le iría mejor llevar una botellita de agua encima…

13Ni enfermos se pueden poner.

No hay instalaciones preparadas para esta gente.

14Y no pueden ir con prisas.

O se matarán en cualquier momento.

¿Qué te ha parecido este artículo? Cuéntanos tu opinión y si alguna vez te ha pasado alguna de estas cosas en los comentarios de Facebook e Instagram.

Si os ha gustado este artículo, recordad que más abajo podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, claro).

Fuente: Difundir