Sabemos que aquello de leer la mano tiene poco o ningún rigor científico, pero las orejas son agua de otro costal. Con un vistazo rápido, sabrás más de tu porvenir médico que viéndote “Érase una vez el cuerpo humano” en una sentada. Es más, podrás anticiparte a futuras enfermedades.


Para ello, hoy os traemos ciertos datos curiosos que quizá puedan seros de ayuda:




1Identificación auricular:

Al nacer, ya habías desarrollado por completo tu pabellón auditivo, de manera que la forma de tus orejas sigue siendo la misma que cuando soltaste tus primeros berridos. La única excepción se trata del lóbulo, que crece contigo a medida que pasan los años. Así que… sí, tus orejas son tu segunda huella dactilar.

2Recesivo y dominante:

Tu pelo rizado, tu napia de cascanueces, tus pies de talla Krusty, todo es culpa de tus padres.
Tus orejas, por supuesto, tampoco se escapan a la genética: si tienes el lóbulo pegado a la
oreja, sabrás que se trata de un gen recesivo. Por otra parte, si el lóbulo cuelga, se trata de un gen dominante.




3Conexión coronaria:

Sí, de alguna extraña manera, tus orejas tienen mucho que ver con tu corazón. Puedes
anticipar futuros problemas en la arteria coronaria si tienes un pliegue diagonal en el lóbulo.
Te deseamos la mejor de las suertes.

4El color de tus orejas:

Si son pálidas:Te faltan calcio y vitaminas. ¡Solo bebes leche con el café, melón! Deberías llenarte el carro de la compra con yogures, y también con hortalizas.

Si son rojas:
Mala suerte, algo podría ir mal en tus riñones. Eso o acabas de salir del gimnasio, en cuyo caso, bien por ti, no hay problema.

Si son rojo oscuro:
Este caso podría tener que ver con problemas cerebrales: migrañas constantes y falta de
memoria.

5Reflexología de la oreja.

La reflexología es una práctica que consiste en la estimulación de puntos reflejos en diferentes partes del cuerpo para liberar tensión. Aunque es considerada como una pseudoterapia, lo cierto es que hay muchos que respaldan su eficacia. En el caso de la oreja en específico, hay más de 200 puntos de acupuntura en nuestros oídos que mantienen conexión directa con distintos músculos.

¿Qué te ha parecido este artículo? ¿Cómo son tus orejas? ¿Has aprendido algo nuevo con lo que acabas de leer? Cuéntanoslo todo en los comentarios de Facebook e Instagram.


Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).

Fuente: Rolloid