First Dates es un programa que no se cansa de ofrecernos nuevas emociones. Carlos Sobera ha conseguido perfilar un programa que se ha convertido ya en todo un referente en el mundo del amor. Hasta hace tres años, si queríamos encontrar a la persona con la que pasaríamos el resto de nuestras vidas, teníamos que encomendarnos a Cupido… y poco más. Pero es que, ahora y tras 900 programas, el presentador de las ‘cejas levantadas’ es la mejor opción para que nuestro corazón pueda latir acompañado.

Esta misma semana os hemos traído ya alguna cita que no tiene ningún tipo de desperdicio y que, fácilmente, podrían pasar a la historia del programa… pero es que hoy llega un nuevo competidor a este terreno… y tiene pinta de que tiene mucho que decir al respecto.

Rafael era un joven de 20 años que estaba, por decirlo suavemente, dispuesto a comerse el mundo. El pasado fin de semana llegó al restaurante más famoso de la televisión para encontrar el amor que no había podido encontrar fuera.

Este camarero de 20 años venía a poner toda la carne en el asador: «para conquistar a una chica necesitas la labia. No importa el físico, a ella lo que le importa es el tema de conversación lo primero».

Su técnica también esta claro: «ser un poco picantón. Llevar a las mujeres al tema fogoso y luego al tema juguetón. Ahí es donde les pica la curiosidad»… ¿Sería esta la técnica que emplearía para esta cita? Ahora lo veremos.

En el otro lado de la mesa tendríamos a Nahikari, una joven estudiante de 18 años bastante optimista en lo que a encontrar el amor se refiere… aunque, aparentemente, algo tímida. ¿Sería capaz de aguantar ‘la sabrosura’ de Rafa?

Ella, de entrada, tenía una opinión bastante positiva de él: «es un chico del que yo, si voy por la calle, me fijaría en él. Me ha parecido atractivo y guapo». Lo cierto es que esta era una buena señal y, desde el principio, ella parecía bastante entregada a la causa.

La conversación empezó de forma bastante divertida. Lo cierto es que, de la nada, surgió una discusión sobre el tema del chándal que dejó un momento bastante interesante y que es mejor que veáis en el vídeo que os dejamos más abajo.

Rafa no tardó demasiado en llegar al tema que más le interesaba: el tema del sexo. Él quería saber cómo era ella en ese terreno y se lo preguntó de forma bastante directa: «¿Eres de las que, para tener sexo, tiene que ser tu novio, o basta con que haya feeling?».

Ella le explicó, algo avergonzada, que no necesitaba tener novio para poder mantener relaciones con alguien, para luego afirmar que el tema del sexo era algo muy normal y que se debería poder hablar con tranquilidad.

La cosa es que va él y, de la nada, le suelta esto: “Christian Grey a mi lado se queda corto, me gusta más que a un tonto un lápiz. Yo es que en ese aspecto me gusta más que a un tonto un lápiz», afirmaba Rafa

Y es que, justo aquí, él soltó todo su repertorio de ‘fetiches’: «¿Tú no lo has hecho en un ascensor?, ¿En serio me lo estás diciendo?» le preguntaba Rafael para después añadir: «A mí me parece más normal un ascensor que un parque. En un parque pasas frío y en el ascensor tienes ese morbo de que si alguien lo llama te pillan».

Ante la logística de cómo ‘hacerlo’ en un ascensor, él nos lo explicó: «Pues la técnica para hacerlo en un ascensor es entrar, irte a un segundo o tercer piso, que se cierren las puertas, y que sea lo que Dios quiera».

Si queréis saber cómo acabó todo, aquí os dejamos el vídeo con la cita íntegra:

A vosotros, ¿qué os ha parecido esta cita? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).

Fuente: 20 minutos.