Mudarte a otro país siempre es difícil: cambiar de comidas, idioma, costumbres, la gente, la ciudad… es una etapa de duelo que tienes que pasar para poder adaptarte mejor. Un cambio así siempre es costoso, pero lo es mucho más si te vas a países mucho más diferentes que el tuyo. De Estados Unidos al Nepal, de España a Sudamérica, de Asia a Canadá… Cuanto más lejos sea el país de tu destino, más raro lo encontrarás todo.

Y sino que se lo cuenten a la protagonista de hoy, Anna Stelmah, una rusa que decidió mudarse a China. Ella trabaja actualmente en una escuela de niños pequeños como profesora de inglés. Se enamoró completamente del país y eso le hizo abrirse un blog y contar al mundo su día a día conviviendo en China. A continuación, te explicamos lo que nos cuenta:

1Dejó de decir gracias

Los chinos nunca agradecen las pequeñas cosas; como pagar en un restaurante o en una tienda. Incluso tus gracias se pueden malinterpretar como un malentendido o una vergüenza.

2En China se confía

Los paquetes de mensajería se suelen dejar en medio de la calle y cada uno se coge el suyo. No es necesario ni poner el destinatario. Está claro que confían mucho los unos con los otros.

3En ocasiones marinan el ajo

En la fiesta Laba preparan comida como las gachas dulces y ajo marinado. Para nada algo normal, pero en China, una vez al año, lo preparan específicamente para esta fiesta.

4El engaño del color blanco de luto

En realidad, el color blanco se utiliza mucho, últimamente está muy de moda. Aunque hace muchos años que venimos escuchando esto, realmente la gente viste mucho de blanco e incluso se compran los coches de este color.



5En año nuevo, todo nuevo

En China se acostumbra a comprar toda la ropa nueva. La costumbre dice que el padre de familia tiene que poner 100 yuanes bajo la almohada de su esposa e hijos. ¿Quién no querría vivir en China?

6No han aprendido a hacer pizza

En China saben cocinar muy bien, pero se ve que la pizza no es una de las cosas que mejor les salen.

7Durante las bodas, ahuyentan a los malos espíritus

Como costumbre milenaria que es, todo tiene mucho simbolismo. Para ahuyentar a los malos espíritus, lo que hacen es poner todo de color rojo, tanto el techo como el suelo. Para ellos, eso repela las malas vibraciones.

8Bailando todo el día

No hay día que no pase que no se pongan a bailar. Cualquier rincón les vale, y es que estos orientales tienen muy presente la dieta y el deporte para tener una vida saludable.

9Ninguna traducción en chino

En los cines, ponen las películas en versión original y ponen el chino subtitulado. Es raro, porque, aunque esta práctica es perfecta para aprender idiomas, los chinos no saben muy bien el inglés.

10Los chinos no beben té, beben agua caliente

Cuando están enfermos, los chinos beben agua hirviendo para “curarse”. Para ellos, tomar agua caliente es una medicina alternativa a los fármacos. Todos estarán de acuerdo en tomarse antes una taza de agua caliente que un ibuprofeno.

11Los peluqueros multiusos

En las peluquerías, los peluqueros pueden llegar a trabajar en varios clientes a la vez. Es como un gran trabajo en equipo en el que nadie se corta ‘un pelo’ (hemos esperado hasta el final para hacer el chiste, perdonadnos).

¿Conocías estos dobles? ¿Creéis que se parecen entre ellos? Cuéntanoslo todo en los comentarios.



Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).

Fuentes: Genial.guru.