La infancia es una etapa del desarrollo muy importante. Es necesaria para desarrollar aspectos neurológicos, psicológicos, físicos, biológicos… Que condicionarán el futuro de estas pequeñas criaturas. Pero, aunque ahora lo veamos como una forma de criminalidad, años atrás, se han hecho barbaridades con ellos. De no darles agua de recién nacidos a la explotación infantil. Estos factores de estrés han condicionado que muchos niños hayan sufrido tanto que les repercutió en su desarrollo psicológico y emocional.

Hoy os traemos los 7 métodos más atroces de crianza que utilizaban nuestros antepasados con los niños. Si eres sensible y te afectan según qué cosas, mejor pasa rápido el artículo. Vamos allá:

1Jugar con un niño no se consideraba una actividad necesaria

Hasta el s. XIX, los padres no se preocupan del desarrollo emocional de sus hijos y, por lo tanto, no jugaban con ellos. Jugar con ellos era una pérdida de tiempo. Pero sí que tenían juguetes, sobre todo los niños más ricos. Los pobres tenían que conformarse con hacerlos ellos mismos aprovechando ramas, barro o frutos del suelo.

2Enviaban a los niños a trabajar en casas de otras personas

Se enviaban los niños a trabajar en otras casas. Hasta los 14 podrían estar en casa, pero a partir de entonces, tenían que ir a trabajar fuera de casa. Las familias más pobres se ahorraban de dar de comer a uno más y así también sacaban algo más de dinero para la casa.

3Las reglas de los recién nacidos

Había sociedades las cuales dejaban secar el cordón umbilical y no lo quitaban hasta entonces. También creían que la leche de la madre acabada de parir era mala, y no les amamantaban hasta al cabo de unos días. Para compensar, les daban el chupete.

4Había chicos especiales para azotar

En las cortes, los herederos tenían niños para jugar. Cuando este se portaba mal, el futuro rey azotaba al niño con el cual jugaba. Como había un vínculo emocional muy fuerte, les sirvió de lección para futuras chiquilladas.

5Los niños dormían en cunas colgadas del techo

Se creía que era beneficioso para que el niño durmiera mejor, pero era más peligroso de lo que creían ya que se podían caer con facilidad.

6Niños sobrealimentados

En las familias ricas, hinchaban al niño a comida con azúcares refinados. Pero el final normalmente era trágico. Acababan muriendo a causa de la obesidad tan extrema de estos niños

7Los niños pequeños a menudo se dejaban solos

A causa de la pobreza, los padres tenían que ir a trabajar y dejaban solos a sus hijos. Estos solían tener algún tipo de lesiones a causa de la falta de vigilancia.

¿Conocías estos métodos? ¿Cuál te ha sorprendido más? Cuéntanoslo todo en los comentarios.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).

Fuente: Difundir.