Últimamente ha habido una serie de líneas de pensamiento que parece que han llegado solo para forzar a la sociedad a caerse de culo sobre lo que ya teníamos ganado.

Hablamos de pensamientos que se encargan de negar de forma totalmente estúpida e ignorando todo lo aprendido hasta ahora, así como las teorías conspiranoicas o el terraplanismo.

Pero uno de los grandes dilemas de la actualidad (que no se acaba de entender cómo puede siquiera plantearse), y parece mentira, es el tema de si vacunar a los niños pequeños es realmente lo correcto o no.

No hace mucho el que argumento principal para el discurso de los grupos antivacunas era que «son una causa de autismo».

Obviamente todo esto fue más que desmentido, pero en lugar de cerrar por completo las bocas de quienes no están de acuerdo con el protocolo sanitario establecido para los más pequeños, han decidido abrirla por otros lados.

Ahora uno de los principales temas en todo esto es (y volviendo un poco atrás) parte de muchas de las teorías de conspiraciones que existen a día de hoy, y es que todo es un plan de las «grandes farmacéuticas» para hacerse de oro a costa, ni más ni menos, que de los más pequeños e indefensos.

Obviamente esto no tiene sentido, pero a ellos les vale igual. Su línea de pensamiento se expande por medio de la desinformación y de la viralización de bulos y teorías locas sin ningún tipo de prueba ni fundamento (véase lo dicho del autismo), a través de Internet.





Y como no podía ser de otra forma, lo han intentado hacer también con memes. Para que parezca que por usar la sátira a su favor tienen algo de razón.

El meme del que vamos a hablar hoy, es uno en el que se puede visualizar el número total de vacunas que recibe un niño hasta llegar a los dos años de edad, todo obviamente explicado con un muñeco, porque vaya, ya es lo que faltaba.

Esta publicación tuvo su línea de salida en un grupo de Facebook llamado «Curas Naturales, Medicina No»; bajo la pregunta “¿De verdad creéis que esto es seguro?”. Es posible que tuviera buena acogida dentro del grupo, pero en el momento en el que asomó el hocico por fuera, se convirtió en la diana perfecta.

Como no podía ser de otra forma, no tardó en aparecer una brillante respuesta.

Y obviamente, luego llegaron tooodas las demás.

¿Qué te ha parecido este artículo? ¿Qué hubieras respondido tú? Cuéntanos tu opinión en los comentarios de Facebook  Instagram.





Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).

Fuente: Boredpanda