Que la gente con algún tipo de discapacidad tiene problemas para acceder a según qué edificios o sitios no es nada nuevo. Moverse en silla de ruedas es una habilidad que se tiene que ir aprendiendo para poder moverse por la ciudad. Pero no siempre hay accesibilidad total para estas personas que necesitan adaptaciones arquitectónicas para poder desarrollar su autonomía e independencia con normalidad.

Hay sitios privados donde no hay manera de acceder con silla de ruedas ya que o bien solo hay escalera o la puerta es muy estrecha. Pero en los lugares públicos, deberían de tener todas las facilidades para que no tengan ningún problema en acceder a los lugares más remotos a los que quieran llegar.

Azari Mat Yasir es un profesor de arquitectura de la Universidad Tecnológica de Malaysia desde hace 18 años y hoy os traemos algunas de las ilustraciones que ha realizado y que pretenden reflejar algunas de las situaciones más difíciles con las que tienen que combatir estas personas con diversidad funcional. ¿Quieres sacarte la venda de los ojos y ver más allá de esta problemática? ¡Allá vamos!

1Sitios para aparcar especiales para discapacitados

La gente estas indicaciones se las toman a risa, pero para esta gente, tener una plaza donde no tenga de desplazarse metros y metros hasta la puerta del súper es un alivio al que nosotros no le damos importancia.

2La altura de los cajeros automáticos

Solo que se modifique un poco la altura de los cajeros automáticos ya facilitamos a que puedan acceder sin tener que pedir ayuda a nadie.

3Edificios sin ascensor

Ir en silla de ruedas y no tener ascensor en casa quiere decir que esta gente tiene que depender de alguien para que los baje y los suba en brazos. Acaban por encerrarse en casa mirando por la ventana y contemplando la vida en el exterior.

4Trampas callejeras





Parece una trampa de Mario Bros, pero no, es la realidad de esta gente.

5La inclinación de las rampas

Hay que tener en cuenta que muchas rampas no se adecuan a la inclinación que deberían de tener.

6Los gobiernos no hacen nada

7

Y si hacen, hacen poco… es triste, pero esto aún pasa

8Lo que nos resulta fácil, a algunos es un infierno

Pensar en los pequeños detalles arregla la vida de muchos…

9Autobuses poco accesibles





Los autobuses tienen una rampa adaptada, pero las barreras arquitectónicas impiden, a veces, que estos accedan a ellos.

10Rampas incorporadas

Pueden hacer que mantengas una conversación sin tener que pensar por dónde bajar. ¿Te imaginas estar pensando todo el rato buscando los sitios por donde poder bajar?

11Las puertas imposibles

Hay puertas que son tan pequeñas que no dejan que las personas con sillas de ruedas puedan acceder a ellas.

12La altura de los sensores de las luces

Si ya cuesta encenderlos con la gente que va andando, imaginaos con la gente que se mueve con sillas de ruedas.

13Escaleras everywhere



Las escaleras son la barrera arquitectónica más habitual de todas. ¿Qué cuesta pensar en poner una rampa?

¿Has flipado con estas barreras arquitectónicas? ¿Cómo lo arreglarías? Cuéntanoslo todo en los comentarios.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).

Fuente: Boredpanda.