Por lo general, todo el mundo es capaz de comprender que la moda tiene idas y venidas, y que si tienes los pitillos de tu madre guardados en tu armario es por algo, y además MUY BUENA IDEA.

La moda se reinventa constantemente y rescata cosas del pasado que en realidad funcionaban bien y se dejaron atrás simplemente porque su uso terminó saturando y dando ganas de buscar algo diferente.

Por ello, puede resultar bastante evidente que en ciertos momentos haya elementos de la vestimenta de la gente joven que coincidan con modas del año de la pera, y de alguna manera, parece que hay quien no lo entiende y prefiere tomarlo como algo personal. Quizá por aquello de «yo eso lo hacía antes de que se pusiera de moda».

Esto es lo que ha ocurrido en esta ocasión con Norma Duval, que se ha dado un garbeo por el Instagram de Cristina Pedroche y se ha acordado de sus años mozos por los vestidos que lucía la presentadora.

Y no vamos a negar que se parezcan, pero ni son iguales, ni los diseñó ella, así que… ¿A qué viene esto a estas horas, señora?

Que sí, que todo el mundo ha hecho de todo ya, pero seamos sinceros, ni nuestra generación ha inventado los retos virales, ni mi padre inventó el botellón, por mucho que se insista en lo contrario.

Cristina Pedroche es esa mujer que no es capaz de vestirse un día sin que aparezca alguien para decirle algo, que si muy atrevida, que si muy rara, rellenita, flaca, mazada, choni… Menos mal que a ella le importa poco.

Con lo fácil y bonito que es vestirse como a uno le dé la gana. 

Porque además, ¿por qué picarse, si saber que se ha servido de inspiración es un orgullo? ¿Acaso esto no significaría que Norma se ha convertido también poco a poco en un icono de la moda?

Y diréis: «Pero bueno, ¿y todo este follón de dónde sale?» pues que en Retratos con alma, un programa de TVE, se dedicó una entrega a la presentadora de Zapeando, y en un punto se le preguntó a Norma Duval por su opinión sobre los atuendos de Cristina.

Y la respuesta quizá fue en un tono un poco desacertado, al menos en parte:

“Lleva trajes copiados de los míos de hace treinta años. Entonces, ¿qué me va a sorprender?”“Le diría que le cosan mejor los trajes”

Aunque sí bien es cierto que un aire sí que se dan, y que es posible que parte de su inspiración saliera de ellos, el tono quedó un tanto faltoso.

Por otro lado, su testimonio continuó en un sentido inesperado:

“siempre” he tenido un punto “feminista”. “Fui empresaria muy joven en un mundo muy complicado”

Para sorpresa de todos, Norma comentó que los estilismos de Pedroche le parecían «bien».

“¿Por qué no? Pero me veo reflejada en ropa que lleva y que yo he llevado hace muchísimo tiempo”

Desde aquí nos alegramos del final del discurso, y esperamos que en algún momento empiece a olvidarse el cliché entre las mujeres de «copiarse» la ropa, y que se desvíe ese punto de vista hacia una sororidad surgida de los gustos en común.

Porque recordad: aquí no hay competición alguna.

Podéis escuchar las declaraciones en el siguiente vídeo:

¿Qué te ha parecido este artículo? ¿Qué piensas de las palabras de Norma? Cuéntanos tu opinión en los comentarios de Facebook e Instagram.

Si os ha gustado este artículo, recordad que más abajo podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, claro).