Muchas veces se dice eso de que la gente guapa lo tiene más fácil en la vida, pero no os creáis, y os lo digo desde lo más profundo de la experiencia propia, y es que nadie regala nada en este mundo.

De hecho, hay varios estudios que respaldan que la vida de la gente guapa no es un camino de rosas, por lo que quizá tener una cara bonita no sea tanto una bendición como puedes creer.

1La gente del mismo sexo no la acepta con facilidad por miedo o envidia.

 

El sentimiento de inferioridad que puede provocar en algunas personas puede ser de lo más tóxico, por lo que aquellos que se sientan en competición con la gente guapa, intentará, de manera casi instintiva, hundirles para «quitarse un rival de en medio».

También suelen ser víctimas de cotilleos y rumores (ciertos o no).

2La gente suele tener expectativas demasiado altas

Los Psicólogos llaman a este fenómeno como el «efecto halo», que es el como las personas relacionan todos los aspectos positivos de la vida con la belleza. El caso es que muchas veces también se esperan y se dan por hecho, que junto a estos aspectos, siempre vienen grandes resultados.

La gente tiende a pensar que si una persona es atractiva, todo lo malo que le ocurra es porque se lo merece. Por lo que el sentimiento de culpabilidad y de juicio continuo se convierte en un gran problema.

3En realidad son más inteligentes de lo que parece.

Normalmente las personas no asocial la inteligencia a la belleza, pero varios estudios han confirmado que son dos virtudes que no están reñidas, y que de hecho, si eres guapo, el porcentaje de que seas también inteligente es ligeramente más alto que si no eres muy agraciado.

A parte de esto, luego va el tiempo que se le dedica al físico y al intelecto, y esto es ya lo que suele crear el abismo entre ser inteligente y guapo en algunas personas. Cada uno decide a qué dedica su esfuerzo.



4Se da por hecho que la gente guapa es agradable, divertida y extrovertida.

Esta es otra de las consecuencias del anteriormente mencionado «efecto halo». Sin importar la edad, si una persona es atractiva, se tiende a creer que también será popular, amable, divertida y honesta.

Esto, curiosamente ocurre incluso entre los niños, ya que estos también se sienten más tranquilos y cómodos cuando están acompañados de personas físicamente atractivas.

5Son persuasivos hasta sin querer.

Por lo general se entiende que esto ocurre por la confianza que genera el ser atractivo, pero incluso una persona que no se lo proponga, o que sea tímida; si es bella, es más probable que te convenza de lo que sea.

6Parecen más sanos.

Especialmente si son del tipo «que se ve bien con cualquier cosa», de hecho, muchos se han sorprendido cuando se han enterado de que algunas celebridades como Brad Pitt o Zack Efron han sido criticados por sus problemas de higiene.

7Les cuesta sentirse realmente amados.

Al principio de sus relaciones lo normal es que tengan dudas y se sientan confusos, ya que temen no ser realmente amados, y quedarse solo en un capricho pasajero por llamar la atención con su físico.

8Llaman la atención más de lo que les gustaría.

Esto da lugar a situaciones que se vuelven incómodas, agotadoras, e incluso peligrosas.

9Son perfectamente conscientes de que la belleza no es eterna.

Igual que si temieran perder algún tipo de superpoder, quienes ya se han acostumbrado a vivir con su belleza teme el paso del tiempo más que nadie. Por ello, muchos prefieren no celebrar sus cumpleaños, o abusan con el uso de cremas tratamientos y cirugías, con la intención de retrasar lo inevitable.

¿Qué te ha parecido este artículo? Cuéntanos tu opinión en los comentarios de Facebook e Instagram.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).

Fuente: Brightside