La vida, por lo general, es bastante más dura de lo que nos gustaría. Es verdad que no está ausente de momentos dulces y agradables. Pero no por eso es menos verdad que, cuando la vida decide darnos una bofetada, esta suele sonar hasta la otra punta del planeta. Si hablamos del amor, las cosas se complican todavía más y hoy os traemos un buen ejemplo de ello.

Todos los aquí presentes hemos tenido lo que se conoce como ‘un amor imposible’y que, en las redes sociales, gracias a esas ganas que tenemos de pasarlo todo al inglés, se conoce como ‘crush’. Se trata de esa persona a la que queremos por X motivos, pero que siempre acaba dejando nuestro corazón hecho pedazos.

Hace falta remarcar aquí que, por dignidad (y respeto), es bueno aceptar la primera vez que te digan ‘no’ e irte a tu casa… porque, de lo contrario, puede que acabes bastante peor de lo que empezaste.

Esto es importante remarcarlo porque es exactamente lo que no se llevó aprendido de casa el protagonista de nuestra historia de hoy. Se trata de un joven que intentó invitar a su ‘amada’ a su fiesta… pero acabó metiendo la pata hasta el fondo y regalándonos el mejor ejemplo de lo que es un auténtico acosador’.

Iba a cumplir 21 años e invitó a la chica en cuestión con sus amigas… pero ella salió con algo que él no se esperaba y que, al menos, sirvió para demostrar que él era una persona absolutamente asquerosa.

1Al principio todo eran cordialidades

La formalidad resultaba hasta destacable y lo cierto es que era una forma bastante positiva de iniciar una conversación.

2Él incluso le ofreció llevar a gente

Aunque entendemos que ella empezó a sospechar cuando él le dijo que era la primera persona que invitaba…

3Y aquí la cosa ya se complicó bastante

O, de hecho, lo complicó él, ya que ella no dijo nada raro, pero él se puso en un plan de lo más desagradable y controlador.

4La ‘regla’

Y es que lo cierto es que es la regla más extraña y menos confiable que hemos visto en nuestra vida. Es un comentario propio de un psicópata o un violador (o ambas cosas, para qué nos vamos a engañar).

5Ella puso los puntos sobre las íes

Lo que él estaba haciendo solo se podía catalogar de una forma: auténtico acosador.

6¿Qué se cree él?

Lo cierto es que, a cualquier persona que os hable así, lo mejor es que la bloqueéis de inmediato porque puede ser una persona realmente peligrosa.

7Ella, que no tiene un pelo de tonta, lo ha calado al momento

Él es un acosador y ella no va a dejar que juegue con su integridad física y psicológica con manipulaciones baratas (aunque peligrosas).

8Él insiste en que es poco más que un salvador

Pero ha quedado bastante en evidencia delante de todo el mundo.

9Lo peor de todo…

Es que él insiste en sus formas y, lo más probable, es que vuelva a intentarlo, o bien con ella, o bien con otra chica.

10Y aquí ya acaba de sacar al monstruo que lleva dentro

Y sí, esperemos que solo se quede.

A vosotros, ¿qué os ha parecido esta conversación? ¿Cómo veis la actitud de él? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).

Fuentes: La Guía del Varón.