¿Eres del tipo de persona que es completamente incapaz de levantarse a buena hora sin mil alarmas? ¿No importa lo temprano que te acuestes, que si puedes, te dormirás 12 horas de carrerilla? ¿Toda tu familia te raja de arriba abajo con la mirada por no desayunar con ellos por las mañanas?

Pues no te sientas tan mal, porque tenemos algo importante que decirte. Y aunque no solucione tu problema, definitivamente te hará sentir algo mejor.

Satoshi Kanazawa y Kaja Perina son dos psicólogos londinenses, y lo comentamos porque han sido los encargados de realizar una importante investigación. Esta surgió a través del estudio del comportamiento y de la forma en la que llevan su día a día las personas, en relación a sus horas de sueño.

Uno de los resultados más llamativos a los que llegaron fue que las personas con hábitos nocturnos registraron niveles de inteligencia superiores a quienes son más activos en las horas diurnas. Toma ya.

El estudio completo, al que han denominado como “Why night owls are more intelligent” (“¿Por qué los noctámbulos son más inteligentes?”) los directores del proyecto (que probablemente sean también de acostarse tarde, y por tanto, de barrer pa’ casa) llegaron a la conclusión de que aquellas personas que habían desarrollado hábitos nocturnos, tenían en el registro niveles de inteligencia más altos que quienes se «acostaban con los Lunnis (Cada uno en su cama)».

La razón por la que el ser humano es, naturalmente diurno, es puramente antropológica, pues, como supondrás, nuestros antepasados, realizaban la mayor parte de sus tareas durante el tiempo en el que podían favorecerse de la luz del sol.

Poco a poco esto ha ido cambiando con el tiempo, ya que gracias a tener acceso a fuentes de luz artificial, podemos hacer lo que queramos, cuando queramos, sin privarnos de la vista.

Los autores recurrieron también al National Longitudinal Study of Adolescent Health de Add Health, en los Estados Unidos, en el que se pudo observar que asimilar preferencias evolutivas más avanzadas, como poder adquirir hábitos nocturnos, es una capacidad de los seres más inteligentes y desarrollados mentalmente.

Además de esto que acabamos de revelar, existen datos orientados a que, por la noche, las personas podrían desarrollar más su creatividad, como lo expuso Marina Giamprieto, investigadora de la Universidad del Sagrado Corazón, en Milán, quien asegura que al ser los hábitos nocturnos menos convencionales que los diurnos, “pueden fomentar la capacidad de encontrar soluciones alternativas y originales”.

Por lo que si eres artista y trasnochador, estás de suerte.

Así que ya sabéis. A ponernos todos bellos y durmientes.

¿Qué te ha parecido este artículo? Cuéntanos tu opinión en los comentarios de Facebook e Instagram.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).

Fuente: OkChicas