Don Saladino es uno de los entrenadores de actores más famosos de la industria. Lleva más de 20 años convirtiendo a celebridades en auténticas máquinas de músculo y venas marcadas. ¿Qué es lo que lo ha convertido en una figura de referencia? ¿por qué tantos músicos, actores, empresarios y celebridades confían en él?

Para entender mejor el motivo, lo primero es ver algunos de los ejemplos de éxito que lo han catapultado hasta lo más alto. Convertir a David Harbour en Hellboy o a Ryan Reynolds en Deadpool no es tarea fácil del todo… y ahora veremos el camino que tuvieron que seguir de la mano de Don Saladino.

Ha trabajado con Hugh Jackman, para Wolverine y con mujeres como Scarlett Johansson y Blake Lively, para que te des una idea de las personalidades con las que entrena. ¿Zachary Levi en Shazam? También está en su curriculum.

Aquí tenéis algunos de los métodos:

1¿Cómo tener los hombros de Hellboy?

David Harbour tenía algunos kilos de más y eso era algo que Hellboy no se podía permitir. El método que utilizó Don fue uno bastante simple (pero efectivo): se le conoce como el ‘paseo por la granja’ y consiste en desplazar algún objeto pesado por alguna estancia espaciosa.

Para esto, te puedes servir de mancuernas, barra de trampa, carretillas con peso… Lo importante es que tenga bastante peso y que recorras, al menos, 45 metros manteniendo una postura perfecta.

Esto hace que todo tu cuerpo se ponga en marcha y, si consigues no desequilibrar ningún lado y aplicar la misma fuerza con todo el cuerpo, conseguirás unos excelentes resultados en muy poco tiempo.

2El reto Murphy para Starlord

Don Saladino tiene dos clientes estrella respecto a este ‘método’: Chris Pratt y John Krasinski. Ambos hicieron el reto Murphy, que recibe este nombre por Michael Murphy, miembro de la Marina de Estados Unidos, quien murió el 28 de junio de 2005, a la edad de 29 años en la provincia de Kunar, Afganistán, mientras buscaba petróleo para Bus… perdón, mientras servía a su país.

La cosa es que este marine diseñó esta rutina antes de desaparecer y consiste en lo siguiente: 1.5 kilómetros de running; 100 repeticiones en la barra; 200 flexiones; 300 sentadillas; 1.5 kilómetros de running. Todo esto debe hacerse en la menor cantidad de tiempo posible.

3¿El six-pack de Deadpool?

Ryan Reynolds, por exigencias del guion, también tuvo que ser alumno del bueno de Don. Algunos de los ejercicios que tuvo que hacer fueron los de caminar haciendo flexiones, muchas repeticiones en la barra, y levantamiento de piernas.

El tema de las piernas es el más importante. Debes estirarlas bien, hacer una pequeña pausa en medio del movimiento, y luego bajar hasta la posición inicial. Esto también se puede hacer colgando de una barra fija. En ese caso, subimos las piernas hasta la altura del pecho y vamos bajando poco a poco.

4Barras con peso muerto si quieres parecerte a Shazam

Zachary Levi no lo tuvo fácil a la hora de convertirse en esta especie de dios. Para conseguir la cantidad de músculo necesaria, tuvo que servirse de una barra con peso a los lados y unos agarres especiales. Mucho peso libre da como resultado una espalda de acero.

Aquí la clave es ejecutar el movimiento de levantamiento de forma correcta. No vale con, simplemente, levantar la barra y ya está. Tiene que hacerse desde el centro de los pies, pasando por las rodillas, lo más pegada posible a las piernas, hasta estar completamente de pie. No hay que curvar la espalda, por lo que más queráis.

5Lo fundamental de la hidratación

Es importante que, a medida que hagamos ejercicio, nos hidratemos de forma correcta… con agua, claro está. Nada de cerveza o refrescos, que hay mucho loco por ahí suelto. Es bueno también tomar productos que contengan algunos minerales… pero sin pasarse.

A vosotros, ¿qué os han parecido estos consejos? ¿Intentaréis seguir alguno de ellos? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).