Sabemos que cada trabajo tiene su aquel, pero sin duda, no vamos a comparar ser testeador de chocolates con mamporrero (para los despistáos’ que no conocéis esto último, buscadlo en Google y ya veréis qué risas).

Pero de lo que os vamos a hablar hoy es algo que seguro que alguna vez os habéis preguntado todos… ¿quién no ha hecho el tonto delante de una cámara de seguridad, y luego ha pensado: «anda que tiene que estar divirtiéndose el encargado de las cámaras»?

Pues sí, y no solo es que se lo pasen bomba, sino que muchos ya coleccionan sus historias con las cámaras de vigilancia en un post de Reddit, y os hemos traído algunas de las mejores.

Orgía sin techo.

«Yo solía trabajar como vigilante de cámaras para varios bancos. Me avisaron de unos altercados captados por una de ellas y lo que vi fueron varios sin techo cagando y drogándose en la entrada. Y entonces, Pum. Ya había una orgía. En un punto, a uno se le cruzaron los cables y le tiró un cuchillo de cocina a otro, apuntando a la cabeza. Cosas de trastornos y alucinaciones químicas. Se fue corriendo porque obviamente avisé a las autoridades.»

La cámara del 24h.

«Trabajo en la típica tienda 24 h, como las que hay en las autopistas o a las afueras de las ciudades. He visto cosas. Desde chicas fotografiándose desnudas en el almacén, a gente cagándose por las esquinas, un tipo incluso fue dejando un rastro de mierda a su paso. «

Una tienda de ropa.

«Vigilo las cámaras de un almacén, y parece algo simple, pero he visto demasiadas cosas. Uno que me dio demasiado asco: metió su mano en el pantalón para rascarse los huevos, luego repitió la estrategia, pero por detrás, rascándose el ano en profundidad, pero lo peor fue que al sacarla mano, la olisqueó para después lamerla.

En un par de ocasiones tuve que llamar a la policía, una, cuando un tipo fue a masturbarse a la sección de ropa de niña, y cuando otro comenzó a sacar fotos bajo las cortinas de los probadores a las chicas.»

Robos en una tienda erótica.

«Me dieron un aviso de robo en una tienda erótica para la que trabajo, se dieron cuenta por la falta de stock. Al final vi por las cámaras que la culpable había sido una chica que robó varias prendas de lencería mientras que su ‘padre’, que la acompañaba, distraía al personal de la tienda».

El hombre y la tierra.

«Vi un hombre trajeado siendo totalmente rociado por una mofeta. Se pelearon y perdió. Se lo merecía por atacar a un animal. Además, era como ver una escena de cine clásico».

No puedes escapar de las cámaras de la scape room.

«Trabajo revisando una scape room. Por lo general, la gente sabe que es observada, por lo que intenta parecer normal, pero siempre hay algún nuevo que me da el día.

En la última, una chica se marcó la coreografía de supercalifragilisticoespialidoso entera. Cuando sus amigos le dijeron que lo vi todo se puso tan roja que casi llora».

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).